Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Encadenados (y III)

La ascensión de John Carpenter se la debe al éxito que en Europa consiguió la película Asalto en la Comisaría del Distrito 13, en una campaña de distribución exitosa que dirigió un tipo que a Carpenter le cayó simpático: Michael Myers.

Y sí. Michael Myers fue el nombre que John Carpenter puso al Asesino en Serie que protagonizó el film: La Noche de Halloween, precursora del slasher teen y película de serie B más taquillera de los tiempos hasta bien entrada la década de los noventa, y que propició toda una oleada de imitaciones (Viernes 13), secuelas (Sanguinario!) y homenajes: el más evidente, el que le propiciaría Kevin Williamson en Scream, que directamente vuelve a remitirnos a Halloween y a su protagonista principal, Jamie Lee Curtis, hija de Tony Curtis (quien a su vez había sido protagonista psicopático de un celebre film de Richard Fleisher: El Estrangulador de Boston) y Janet Leigh (la primera víctima de Norman Bates en Psicosis y autora de uno de los gritos más recordados de la historia del género).

Tanto El Estrangulador de Boston como Psicosis tienen en común el protagonismo de un serial killer de apariencia bondadosa y actitud cruel. Será precisamente Psicosis, una historia ideada inicialmente para la televisión, la que asienta en el subconsciente cinéfilo el termino psychokiller. Pero el propio Hitchcock ya había trabajado el género de los asesinos en serie anteriormente con uno de sus obras más inspiradas (si cabe): La sombra de una duda.

Lo que no cabe duda es que a Hitchcock le debe el Cine la invención del término McGuffin para definir el entramado superficial, y efectista, que sirve para ocultar un entramado sugerido, y seguramente más atractivo para el cinéfilo. Es Notorious (Encadenados), el film que protagonizaron Ingrid Bergman y Cary Grant, el paradigma de esta concepción, cuyo eje narrativo lo centra el tráfico de Uranio por parte de un grupúsculo de Nazis, pero paralelamente se gusta por poseer una de las historias de amor mejor narradas y más apasionantes de la filmografía del oriundo director nacido en Gran Bretaña que, al igual que Chaplin nacionalizado estadounidense, decidió dedicarse al Cine para poder conquistar su quimera.

Grant, Bergman y el Cine


Nuestra quimera.

1 comentario

JIP -

menudo contraste in crescendo... empezar hablando de michael myers y acabar haciéndolo de Hitchcock y Encadenados...

Un saludo, ;)