Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Resaca en la Tierra Media

Cinco segundos de retraso y once estatuillas doradas para un mismo film resumieron el impacto noticioso de una ceremonia que, como tantas otras veces, se dedicó durante tres horas y media a dar sentido a la palabra tedio.

Lo de los cinco segundos de retraso en la emisión televisiva es algo vergonzante. No sólo trasgrede las normas más elementales del derecho a la Información sino que además se vende como salvaguarda de la integridad moral de los telespectadores. Sinceramente, me quedo sin adjetivos para etiquetar esa doctrina.

ESDLA: El Retorno del Rey


Finalmente, fueron once las estatuillas que del Tio Oscar fueron a parar a la segunda secuela de El Señor de los Anillos, en formato reducido, y a pesar de sus poco estimulantes (y soy generoso) finales encadenados. No está mal. Supongo que los egos de Peter Jackson y Señora digerirán mejor que James Cameron (otro director proveniente del Fantástico) el significado mercantilista de la mayoría de los premios. En primer lugar, porque ESDLA: El Retorno del Rey (y sus precuelas) es mucho mejor film que Titanic. Y en segundo lugar, porque Peter Jackson (el hombre que extendió al gran público los resortes cómicos del gore en las brillantísimas: Bad Taste y Braindead) aún tiene mucho que decir en el mundo del celuloide. Dentro o fuera de la Tierra Media.

Me parece perfecto, además, que el Cine Fantástico (la Heroic Fantasy, nada más y nada menos) pueda presumir de haber sumado tantas estatuillas (entre los tres films suman ¡17!), pero uno sigue sintiendo cierto resquemor injusto cuando las videotecas permiten comparar la Trilogía de Peter Jackson con Excalibur, El Imperio Contraataca o Cristal Oscuro; mejores películas, todas ellas, que los films de neozelandés y, sin embargo, cada vez más alejadas de la atención del gran público.

Mi preferida, ya lo sabéis, siempre fue Master & Commander: Al Otro lado del mundo, un film de aventuras intimista que ya alabé en este post. De que no hubo suerte, ya habéis sido testigos.

En fin: no ha sido este un mal año para el Cine academicista, quizá, porque la Realidad exigió de los guionistas la compensación de nuestras frustaciones sociales. Y eso que no sabían, aún, lo de los dichosos cinco segundos de retraso.

[Para otro día: valoración del premio concedido a Renée Zellweger]

1 comentario

David -

La verdad es que estoy de acuerdo contigo Master & Commander creo que se merecía algo mas que "mejor fotografía" pero bueno es que El Retorno del Rey a acaparado con todo. Un salo2