Blogia
El Cronicón Cinéfilo

El Bosque: Misterio, Costumbrismo y Redención.

En el bosque que circunda una pequeña aldea habitan aquellos de los que no se puede hablar pero de los que no se deja de hablar (si no no habría trama, os lo podéis imaginar), entidades que poseen un pacto de no agresión con los lugareños para que éstos mantengan alejadas sus gabardinas amarillas del espectral bosque que los rodea. Esta premisa, sazonada de algunos elementos inquietantes (magnífico uso argumental de los colores) sirve al director Shyamalan para crear otra de sus composiciones misteriosas bajo la tutela efectista del agárrate-que-vienen-monstruos que suelen utilizar a) el actual cine norteamericano para amortizar sus costosas inversiones en sonidos estereofónicos de última generación, b) los montadores de los teaser y trailers promocionadores del film para incrementar, notablemente, la eficacia de su trabajo y c) los productores para repletar sus cuentas bancarias.

The Village (en castellano, El Bosque, un título fallido que da una vuelta de 360 grados al concepto primigenio del film), es una película continuista en la filmografía de M. Night Shyamalan, que repite la mayoría de sus constantes (encuadres entrópicos, puesta en escena aséptica y calculada, trampas narrativas, interpretaciones basadas en la contemplación) y que deja un rancio sabor a película ya vista (algo habitual en nuestro día a día de espectador), a obra menor concebida para la satisfacción de un público que demanda una nueva vuelta de tuerca al (es)forzado talento narrativo de su director.

Bryce Dallas Howard en The Village


Si algo caracteriza el trabajo del director de origen hindú (en cuanto a nacionalidad, no en cuanto a religión) es su poder de manipulación, su manejo del tempo narrativo, su insobornable capacidad para crear atmósferas sugerentes e inquietantes, ambientes cimentados en el suspense del "qué-va-a-pasar-a-continuación"; característica, esta última, que llevada al extremo ha transformado la naturaleza sorprendente que alimentaba las primeras obras de Shyalaman en una servidumbre rutinaria que alcanza su cénit en el forzado giro del final, tan predecible (pues sabemos que algo va a pasar) como dudosamente substancial y que, además, se permite la insolencia de revocar la interesante propuesta de cine de terror que sugería su prólogo.

No es tan tramposa como se ha dicho y/o escrito (la cámara se queda siempre del lado de los sufrientes convecinos de The Village; no tanto el montaje) ni tan brillante como la obra maestra de su autor: El Protegido (ese film que debe gustarle tanto a Sam Raimi), pero quedará olvidada en la mitad del repertorio filmográfico de un guionista, director y... productor demasiado influenciado por los victimismos definidores del cristianismo.

También, lo habréis leído por ahí, es un film de aires retrógrados aunque respetuoso (el director se dedica a mostrar las consecuencias derivadas de la elección de los habitantes del pueblo distanciándose de la promulgación propagandística de sus valores) que entronca, superficialmente, con anteriores trabajos de su director (en especial la inocua Señales), tan oscuros y maniqueos como El Bosque y al igual que éste, paradigmas de una excelente composición fotográfica, expresionista y funcional, que destaca sobremanera por encima de un conjunto al que le pesa la inconsistencia de su propuesta y un gran dosis de autocomplaciencia.

Lo más destacado: la personalidad de Shyamalan; la interpretación de su protagonista femenina; la fotografía.

Lo menos destacado: la poca sorpresa que nos da su sorpresa; el desaprovechado elenco de estrellas, en especial, Sigourney Weaver.

Calificación: 6,5

12 comentarios

Andolini -

Ricemos el rizo: es una doble "trampa", emboscada para para el espectador, y justificada en el guión con la acertada propuesta de JP. Y sin embargo, sigue siendo tan previsible que aburre. Ah, un detalle, a mí la chica esat, ni fu, ni fa, ni sol sostenido. Y en cuanto a Brody, ¡Ay! qué pena de actor contenido. Ayer hice un comentario con respecto a Hellboy: se aprecia muy poco esfuerzo de guión. Aquí yo diría que peca de "verbo", como gusta decir nuestro anfitrión. Creo que es demasiado teatral, con momentos de cámara atornillada al suelo y largos planos secuencia (esa mirada desde la cabecera de la cama del convaleciente Phoenix, esperando a que por la puerta aparezca caperucita amarilla con su cestita cargada de medicinas). Y de nuevo (Señales, pero no El Prtegido, peli que admiro por su originalidad) este director apunta a un interés desmesurado por describir más que contar (lo siento, creía que esto del cine iba de contar): a qué tanta descripción costumbrista, vueltas y vueltas a la misma tuerca, y los minutos pasan y sin que nada pase por los minutos. Saludos a todos y felicidades por este blog, al que daré mi voto.

J. P. Bango -

Desconocía la intención primigenia del amigo Shymalan, pero me alegro que cambiara el título: mucho más pertinente, sin duda.


Andolini, pues estoy de acuerdo en que El Bosque es "un divertimento absurdo..." Pero Shyamalan tiene la obligación de mejorar con su siguiente película porque sino -ya lo han hecho muchos- tendremos que dejar de tomárnoslo en serio. A él y a su trabajo.


Je!, Spaulding, aunque hablaban entre ellos quizás lo hacían con el convencimiento de que alguno de sus hijos podría estar espiándolos o escuchándolos de algún modo... Dicho lo cual: yo también sigo diciendo que es tramposa.

Spaulding -

Sigo con eso de que El Bosque es una trampa detrás de otra.
SPOILER

Tras el ataque nocturno durante la boda, el personaje de William Hurt, junto a una de las mujeres de la comunidad (sabedora del "alto secreto"), analizan los arañazos en la puerta de un granero y Hurt asegura que no pueden ser arañazos de lobo porque están demasiado altos.

¿Cómo dudan de ello si son ellos mismos quienes los han hecho? Está claro que, en lugar de hablar con su compañera, se está dirijiendo al público para despistarlo, para engañarlo.
Y eso es una trampa como un piano. Y una trampa con nocturnidad y alevosía.

Andolini -

Una crítica muy interesante. Felicidades. Quizás me arriesgue a resumir, pues es divertido hasta lo absurdo. El bosque es una buena historia muy mal contada.

El Indescriptible -

Saludos:

Con respecto al tema de la traducción del título...no nos olvidemos que el título original del proyecto siempre fue "The Woods"...pero Shyamalan tuvo que cambiarlo a "The Village" porque la nueva película de Lucky Mckee tambien se llama "The Woods" y, al parecer, se había adelantado a la hora de conseguir los derechos.
No obstante, vista la película, está claro que la cosa trata más la aldea que de otra cosa. Tramposa, muy previsible, pero Shyamalan sabe lo que hacer con una cámara.

J. P. Bango -

Donde dije entrópico quise decir elíptico, sí. Aunque, entropía, como medida de la incertidumbre aplicada a la imagen también podría aplicarse al modelo Shyamalan.


Asumo mi exceso de verbo... Pero no, no leo el "Dirigido por...", seguramente por cuestiones presupuestarias...


Gracias por tus palabras, Cinéfalo. Nos seguimos leyendo.

EL CINEFALO PATAN -

Me puedes explicar que es un encuadre entrópico. Va a ser cierto que este director de una sola historia va a ser un genio y ha conseguido unir un concepto visual con la entropia oseasequesesea el desorden de un sistema termodinámico.

Creo que lees demasiado EL DIRIGIDO POR ;) y que al igual que yo empleas el tropo endemasia. :)

Por cierto muy buen blog y suerte en la final. Campeón

J. P. Bango -

Sí. La verdad es que estoy de acuerdo con todos aunque me gustaría puntualizar algo.

a) Pablo, coincido en que el título argentino es muchísimo más acertado y justo con la historia (la de verdad, no la que nos quisieron vender los hacedores de trailers...)

b) Pauli: Estoy pensando puntuar los films de dos modos: en primer lugar, aquel que valore las características de la película (el habitual), y en segundo lugar, aquel que ponga en relación lo que ofrece con el precio de la entrada... (casi siempre, abusiva).

c) Spaulding: Sigo diciendo que es tramposa pero no tanto como se ha dicho. En el cine de suspense (actual o no) la trampa se gusta de campar a sus anchas... Respecto a la fecha, pues paradójicamente no me pareció un trampa. Creo que la fecha no era un mensaje para los espectadores sino para los habitantes del pueblo: un recordatorio de la fecha en la que viven, por si a alguno le quedaba alguna duda.

d) PaRaP: Lo del cambio de género no tiene perdón. Me pareció, simplemente, una insolencia.

Saludos a tod@s.

PaRaP -

Yo también la defiendo como una película tramposa; pero la trampa está incluso antes de la lápida, está en los propios trailers que, como dice pauli, intentan vender algo que no es.

Como película la encuentro buena e interesante, pero una cosa es meternos un giro argumental en medio del film y otra muy distinta cambiarnos el género de la película.

salU2

Spaulding -

Pues yo, al contrario que usted, diría que es tramposa. Y muy tramposa.
¿O no es jugar sucio empezar una película mostrándo una fecha "falsa" en una lápida de un cementerio?

pauli -

bueno, aun me arrepiento de haber pagado los 6 euros que me costo la entrada del cine.
cuando he mencionado en alguna ocasion que la pelicula no me gusto, todo el mundo justificaba esto diciendo "es que claro, la gente estaba esperando una pelicula de miedo", bueno, precisamente lo que no me esperaba para nada era ver una comedia, si, el bosque tiene algunas escenas que mas que el pavor lo que provoca el la hilaridad.

PabloSF -

Acá en Argentina, la película se promocionó como "La Aldea", me parece que es una mejor traducción, no?
Slds.