Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Documentalistas de Cine (y II)

Para culminar esta pequeña introducción sobre la desconocida labor de los documentalistas, os voy a contar algo de la que para mí es la categoría que mejor define la documentación actual: El Seleccionador de Recursos de Información (para mí, el documentalista del Siglo XXI)

La Selección de Recursos, no persigue tanto una elección de carácter exhaustivo sino pertinente de acuerdo a unos criterios fijados no por el futuro usuario sino por el propio documentalista (Criterios de calidad, de verosimilitud, principio de no redundancia...). En este sentido, el documentalista amplía su labor de mero intermediario a la de seleccionador de información, deduciendo a priori lo que, de una materia concreta, puede interesar al usuario.

Una ampliación de esta categoría nos daría de bruces con el seleccionador crítico, que no sólo escoge los productos que, subjetivamente, cree que pueden satisfacer las demandas informativas de sus usuarios sino que, además, se permite el lujo de analizar críticamente (emitiendo un juicio o valor) el contenido de su selección. (Quienes conozcáis la Video-Guía de Carlos Aguilar, sabéis de que hablo).

Todos los bloggers con o sin título de documentalista, ejercemos la labor de seleccionadores en el momento en que elegimos uno u otro enlace con el que redundar nuestros imperativos coloquiales. Y nos convertimos en críticos a partir del momento en que emitimos una valoración sobre dicha selección. El modo más intuitivo por el que los "seleccionadores" de la blogosfera facilitamos nuestra (s)elección es a través de un link. De este modo, el enlace o link se convierte en la categoría mínima de la manifestación de la documentación en Internet y, en cierto modo, en su fundamento y sostén.

El (ab)uso descontrolado de estos hiperenlaces, su propagación extensiva por todos los rincones de la red de redes, provoca la existencia de informaciones dispersas, no pertinentes, redundantes, irrelevantes, desordenadas y, lo que es peor, ocultas, inaccesibles o desaparecidas.

Como podéis ver, el trabajo recopilador, seleccionador, profesional de un documentalista actúa, justamente, contra estos abusos pues su labor, nada más y nada menos consiste en hacer pertinente, relevante, accesible, ordenada, pública, extensiva, útil, oportuna, selecta, adecuada, conveniente la información que fluye por Internet.

¿Os hacéis una idea de lo que puede suponer en el ámbito cinematográfico? Ejem, va a parecer que estoy buscando trabajo...

Mañana más: mañana Cine. Acabo de ver "Dog Soldiers" y, amigos, he disfrutado como hacía tiempo!! Se aproxima crítica a las doce en punto.

3 comentarios

Luis -

Sí y no. Me explico. Soy historiador(o más bien estudié Historia que lo otro me suena muy pretencioso), trabajo en el apasionante mundo del Telemarketing y estudio las oposiciones de Ayudante de Bibliotecas, por lo que me interesa el mundillo claro.

J. P. Bango -

Sí, señor. También del gremio?

Luis -

Perfecta labor referencista, ni un ápice de ruido, por supuesto nada de silencio, total pertinencia ;-)