Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Diálogos "increíbles"

Jefe: Siéntate Bob... (Bob se sienta) No me siento feliz Bob. Ni un poquito. Pregúntame por qué.

Bob: ¿Por qué?

Jefe: ¿Por qué que? Es-pe-ci-fi-ca.

Bob: ¿Por qué no se siente feliz?

Jefe: Pues por culpa de tus clientes. Por eso.

Bob: ¿Se han quejado tal vez?

Jefe: Podía aguantar las quejas. Lo que no aguanto es el inexplicable conocimiento que poseen de los entresijos de Insurithern. Son expertos. ¡Expertos, Bob! Se aferran a los recovecos..., salvan cualquier obstáculo...¡dominan la tediosa burocracia!

Bob: ¿He hecho algo... ilegal?

Jefe: No.

Bob: ¿Es incorrecto defender al cliente?

Jefe: La ley exige a que conteste que no.

Bob: ¡Debemos ayudar a la gente!

Jefe: ¡Pero a nuestra gente, comprendes? A nuestros accionistas en primer lugar: ¿quién se preocupa por ellos? Eh! Escucha: Una empresa...

Bob: (en voz baja) ...Es igual que un enorme reloj

Jefe: ...es igual que un enorme reloj, ¡sí me lo has leido!, sólo funciona cuando todos los pequeños engranajes encajan bien. El reloj hay que limpiarlo, lubricarlo bien y darle cuerda. Los mejores relojes tienen pivotes que encajan y engranajes que están pensados para cooperar. Hablo en sentido figurado, Bob. Sabes a lo que me refiero Con engranajes cooperativos, Bob. Bob... ¡Bob...! ¡Mírame cuando te estoy hablando Bob!

Bob: Ese hombre de ahí está en apuros.

Jefe: No cambies de tema. Estamos hablando de tu actitud.

Bob: Es que le están robando...

Jefe: Pues espero que no sea cliente nuestro.


-------

¡¡faltan 16 días!!




-------

2 comentarios

J. P. Bango -

En la linea de todo el film, ¿verdad?

José C -

Estupenda esa cita de "Los increíbles".