Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Ken Loach y el cine comprometido

No son habituales en este blog las "crónicas" de índole hagiográfico (salvo que estemos hablando de John Carpenter) y eso a pesar de ser un lugar financiado por los compromisos de la pasión cinéfila y por ende: subjetivo, propio, y singular. Pero hoy me apetece hablar de Ken Loach, el observador solidario como lo definió Iciar Bollain en su magnífico cuaderno de rodaje de La Canción de Carla, uno de los tipos que han sabido aunar las sujeciones del lenguaje cinematográfico con las obligaciones éticas del compromiso, un director – ya le conocéis todos vosotros- alejado de los códigos genéricos y con la misma presteza, entregado a la narración de dramas cotidianos, históricos o no, para (con)mover nuestras conciencias adormiladas en un contexto socioeconómico acostumbrado a flirtear con el acomodo y la despreocupación.

Ladybird, ladybird


En los últimos años, y persiguiendo la estela renovada del guionista Paul Laverty, presume de gozar de una salud cinematográfica envidiable y como Woody Allen, de entregarnos una película formidable cada año y medio. Este año, ya lo veréis, no será una excepción. Mientras tanto voy a dejar hablar a otros (la letra cursiva) y entre todos (la letra no cursiva) os presentaremos un acercamiento cómplice al universo comprometido de este extraordinario director.

"Su cámara logra que todos los personajes, lo que dicen y lo que hacen, lo que sienten y lo que piensan, su temor y sus ilusiones, su rebeldía y su servidumbre, suenen a verdad, a realismo inteligente, a observación de primera clase" [fuente]

"Sus películas transmiten siempre compasión, alegría de vivir, humor y un gran calor humano. Y también, una mezcla de respeto y solidaridad hacia las personas que aparecen en la pantalla". [fuente]

Su cine habla de todos nosotros. Nos da voz y un lugar para vomitar nuestra desesperación en formato 16:9 con la misma eficacia que el más sólido de los documentales realistas y con la contundencia de quien conoce todas las reglas del juego. Y eso lo consigue con un particular modo de entender los rodajes: "Con Loach, el dinero y los medios, es decir, la producción, la cámara, el sonido, la decoración, etcétera, se ponen al servicio de los actores..." "Es una manera de hacer películas que tiene más que ver con vivir que con rodar, con intuir que con racionalizar, con aprender que con saber. Una manera viva, orgánica y comprometida de contar historias que tratan de transmitir emociones, sentimientos, ideales o esperanzas". [fuente]

Por eso es el mejor exponente del cine sin aditivos, político, concienciado y terriblemente humano. Y por eso da el protagonismo absoluto al individuo. Éste llora, sufre, ríe, juega a las cartas, bebe, asiste a un partido de fútbol, busca trabajo, sobrevive con naturalidad frente a las cámaras discretas y respetuosas de Ken Loach, frente a las historias de Rona Munro, Barry Hines, Jim Allen o Paul Laverty.

"En la actualidad, dentro del panorama europeo, las películas de Ken Loach se han erigido en uno de los estandartes de este discurso cinematográfico de carácter marcadamente social que pretende denunciar la manera en que la macroeconomía liberal afecta a personas pertenecientes a la clase trabajadora" [fuente] Javier M. Tarín

Porque, "Loach utiliza el arte para retratar y denunciar la explotación y las denigrantes condiciones de vida de la clase trabajadora. Un ataque a los fantasmas del pasado y a la indiferencia del presente, para prevenir que la historia se repita en un futuro próximo" [fuente]

"A pesar de lo cargante que les pueda parecer a algunos el cine de Loach, no está de más que, de vez en cuando, el cine no sea una fábrica de sueños sino un empujón hacia la realidad. A fin de cuentas, es esa una de las vocaciones irrenunciables del séptimo arte" (Juan Orellana)

"El problema es que el cine es visto básicamente como un bien, como una mercancía. No es considerado un medio de comunicación sino un producto. Es una inversión en la cual la gente que está en la industria busca conseguir recuperar las inversiones que han hecho y sacar ganancias" [fuente]


Es Ken Loach.

-------

6 días no son nada


-------

0 comentarios