Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Universo Star Wars

En este año Star Wars, el Cronicón inaugura una nueva subcategoría conceptual dedicada a analizar, desde un punto de vista cómplice, la obra magna de George Lucas. No seguirá ningún tipo de lógica interna ni responderá a una escaleta diseñada con propósitos dogmáticos. Se llamará Universo Star Wars y estará dirigida a todos aquellos que aún creen que El Halcón Milenario sigue siendo, ad eternium, la nave más rápida de la Galaxia y, en general, a los que creen que en el cine todavía queda un lugar para la recreación lúdica de nuestros sueños.

Solo


Tras la generación de la televisión y a la sombra del conflicto vietnamita, se incorporó a la industria cinematográfica una hornada de jovenes (titulados o no) universitarios de ascendencia cinéfila, empeñados en cambiar el modo de concebir el Cine y sus alrededores. Surgidos a la sombra de una industria que necesitaba, con urgencia, remodelar sus cánones productivos, los Coppola, Spielberg, De Palma, Scorsese o Lucas ayudaron a construir el Cine de los Grandes Estudios que hoy conocemos como un objeto de marketing rentable, connivente con el espectáculo y, evidentemente, popular.

El principal mérito de esta generación, sin embargo, fue el mantenimiento de la autoría, haciendo de su cine un Cine de personalísimo pero reconocible, festivo pero admirado. Gracias a ésto, los autores no sólo consiguieron recuperar el aprecio de las audiencias más jóvenes, sino conservar la mayor parte del control en un producto final tantas veces deteriorado por aquellos que interponen los intereses de los banqueros al noble fluir de las artes creativas.

La Guerra de las Galaxias ayudó, como la que más, a cambiar definitivamente el status quo cinematográfico, quebrando una de las leyes básicas del cine: "la rentabilidad de una película finaliza con la palabra The End". Es entendible, por tanto, que Lucas, en su afán de transgresión, dejara para el final la procesión de nombres responsables de la película (lo que le supondría un encontronazo con los sindicatos, que estuvo a punto de poner fin a la carrera comercial de la película) y, lo que es más importante, que aprovechara el control ejercido sobre todo aquello que excedía su obra creativa para construir el Imperio que hoy preside y fiscaliza. Como ya os he contado en alguna otra ocasión, Lucas hizo de su independencia una marca, una industria per se. Obsérvese, en este sentido, el nombre de una de sus empresas: la compañía de efectos especiales ILM (es decir, Industrial Light and Magic)

Pero Star Wars es mucho más ya veréis, heredera de la tradición westerniana, el space opera en formato pulp, de Tolkien y las mitologías germánicas, Flash Gordon o las monster movies. Cine de aventuras de linaje imaginativo realizado para recuperar, para todos los públicos, las constantes de las historias que siempre nos entusiasmaron.

Ya os contaré, ya.

2 comentarios

Andolini -

Estupenda iniciativa. Espero tus primeros artículos con impaciencia querido JP. De momento, me has dado una idea para escribir algo sobre la dichosa "generación". Y es que creo que se les otorga demasiado fácilmente el monopolio de la creación del "nuevo cine", por llamarlo de algún modo (en las listas nunca aparecen autores algo más "mayores", como George Roy Hill o S. Pollack, que sin duda también aportan lo suyo, aunque no sea con espadas láser).
Sagrada trilogía, cuando pienso en los capítulos 4, 5 y 6 me sale una analogía a la Santísima Trinidad. 1. Padre (Una nueva esperanza). 2. Hijo (El Imperio contraataca). 3. y Espíritu Santo (Como en la catequesis, Ni Dios sabe muy bien qué es ni el Espíritu Santo ni El retorno del Jedi, ni porqué Han Solo se convierte en un payaso).
En cuanto al resto... Espero tus comentarios y los de odos los amigos de Tatooine. Un abrazo y suerte en 2005.

Pedro -

En el comentario del DVD del Imperio Coontrataca, Irving Kershner (que es un tipo divertidísimo) comentaba que Lucas le llamó:

-Kersh, pronto es el estreno en Londres.

-¡Perfecto! ¿cuándo vamos?

-No vamos. Vas a ir tú. Es TU película.

"George no quiso compartir el protagonismo. Eso me emocionó, y dice mucho de él como persona"

Nuff said!