Blogia
El Cronicón Cinéfilo

El Acorazado en 625 lineas

Esta vez os lo anuncio con antelación, no os quejéis, para que programéis los videos con tiempo: mañana arribará (o no) el Acorazado Potemkin en el puerto de Odessa, a eso de las 23:45 h y por La 2 de RTVE, capitaneado por un creador de alta arcunia (artística), Eisenstein, el tipo que mejor partido supo sacar a uno de los gimnicks cinematográficos por excelencia: el montaje.

Pero no sólo el montaje realza el cine de Eisenstein: también lo hace el simbolismo, la metáfora, la retórica aplicada sobre celuloide. Por eso sus obras se estudian en las escuelas de Cine y por eso se siguen admirando por encima del carácter revolucionario de sus primeras películas, o del contestarismo militante de las últimas.

Cine al servicio de la causa que se define, sobretodo, por el ritmo. De ahí la importancia que le otorga al montaje, a sus planos en movimiento, a los momentos de preparación del climax, a la resolución del mismo... Por eso su filmografía posterior se lo pondría tan fácil a Prokofiev: heredero melómano de las inquietudes rítmicas del cineasta y, aún hoy, uno de los mejores compositores de la historia del celuloide (y más allá).

El mejor ejemplo de la cinematografía de Eisenstein lo sigue constituyendo el Acorazado Potemkin, experiencia de carácter didáctica (también desde el punto de vista historicista, no creáis) que sobrepasa los límites de la Obra Maestra. Gozosa colección de epítetos superlativos -ya véis-, para ésta, una de mis películas favoritas que muchos de vosotros ya conocéis y otros (espero los que más) disfrutaréis en toda su penitud al objeto de saciar vuestro (maltratado, últimamente) apetito cinefílico.

Que os aproveche.



7 comentarios

J. P. Bango -

Pues bienvenido al Cronicón, amig@. Me alegro que hayas llegado a este rincón cinéfilo estimulado por un cineasta, tan extraordinario (entiéndase literalmente), como John Carpenter.

La segunda parte dichosa se detuvo a mitad de su redacción por una enfermedad maldita. No pasa nada, en breve (en marzo, probablemente) tendré finalizada ese breve estudio sobre la obra del gran John Carpenter.

antonimus -

saludos, me ha encantado descubrir tu página, y sobretodo tu artículo sobre Carpenter, espero ansioso la segunda parte.
Por cierto, en mi instituto nos pusieron Ser o no ser, cuando dabamos la II Gerra mundial, con el tiempo me he dado cuenta que gran profesora teniamos.

Pedro -

Oh Dios Mio! El Garci programando buen cine! Donde iremos a parar! El mundo debe estar a punto de acabarse! xDDD

J. P. Bango -

Es una obra maestra diseñada por la más extrema necesidad. El alto precio del material fílmico, debido a los costes de la revolución y a la falta de materias primas en la vieja Europa, obligó a Eisenstein a diseñar un modo narrativo que cambiaría la historia del celuloide.

Su eficacia dramática aún hoy sorprende, desde luego.

Por cierto Luis: menudo profesor más ilustrado que tenías en séptimo curso. Yo lo más parecido a Cine que vi en el colegio fue "Oscar, Quina y el Láser"...

En fin, una cita obligada y muy agradecida (en prime-time, madre mía) en esta televisión de hoy día.

Spaulding -

Como diría Carlos Pumares: "para verla en reclinatorio". Y, añado, yo... "cientos de veces".

Que nadie se corte en verla. Pasen de esas manías que tienen algunos sobre el cine mudo. Ésta es una película soberbia, actual, fresca. Única.

Luis. -

Recuerdo con mucho cariño cuando un profesor nos puso esta película en clase de Historia(Sociales)en...calculo séptimo de EGB. Me marcó y recuerdo que en general impresionó mucho a toda la clase. No la he vuelto a ver desde entonces. Ya tengo preparado el vídeo.

Saludos.

JIP -

¿Maltratado?... Maltratado es poco. Hay ocasiones en que uno puede sentir como violan sus pupilas salvaje y miserablemente... :)

un saludo, Bango.