Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Crónicas de unas candidaturas anunciadas

Las nominaciones/candidaturas/postulados a los Oscars confirman varias tendencias en el mainstream hollywoodiense que no por repetidas son menos edificantes:

a) La pugna directa existente entre los productos artísticos tutelados por Martin Scorsese (The Aviator) y Clint Eastwood (Million Dolar Baby). Ya lo he dicho en alguna otra ocasión: la institución hollywoodiense no busca una beligerancia entre dos de sus tótems creativos sino un tirón de orejas hacia el grupeto de cineastas jóvenes que se declaran incapaces de generar películas de índole competente en un mercado cada vez más saturado de productos clónicos, con un escaso valor artístico y menos transgresión formal. El resto de candidaturas (Mike Leigh o Taylor Hackford) no hacen más sino confirmar esta inclinación desesperanzadora.



b) La doble nominación de Mar Adentro (“De Sii Insaid” como diría la bella Scarlet Johanson en reciente ceremonia) en las categorías de Mejor Película de habla no inglesa y Maquillaje. La primera, no por esperada, resuelve un algoritmo de ascendencia lógica: un tema que no deja indiferente; una narración fluida y acertada y una campaña de promoción acorde a las necesidades de la película. La de maquillaje, seguramente adecuada, no sirve de coartada para desmerecer el inmenso, estratosférico, trabajo de Javier Bardem (con el que ganó la Copa Volpi al mejor actor en el Festival de Venecia) que se constituye en el reclamo más atrayente de una película, por otra parte, gozosamente recomendable.

c) La candidatura de Natalie Portman como Mejor Actriz de Reparto por Closer nos devuelve a una eterna promesa de aires adolescentes y pose galáctica (huelga decir porqué) al paraiso terrenal de las actrices de talento y futuro; justo el mismo oasis, ya sabéis, en el que reposan las ilusiones de Scarlet Johanson, Kirsten Dunst, Hillary Swank, Reese Whiterspoon, Claire Danes o Kate Winslet.

d) Desmesurada volverá a ser la nómina de Biopics (Biographical Pictures) presentes en la ceremonia (Ray, Mar Adentro, The Aviator, The Motorcycle Diaries, Vera Drake) de los Oscars. Más que una tendencia, lo que se confirma es la predilección que los estamentos hollywoodienses dispensan a este tipo de producciones ensalzadoras de egos y vivencias ajenas. Nada nuevo en aquellas tierras que, sin embargo, se está convirtiendo en la única excusa argumental que encuentran los guionistas para levantar sus proyectos más ambiciosos. O eso o es que no se da más de sí.

e) Un actor, Clint Eastwood, de registro tan limitado que sólo sabe interpretar un personaje (y que como a Bogart: no le hace falta más), consigue una de las nominaciones de mayor resonancia. Inesperado pero no sorprendente, lo más injusto sería que (la candidatura) fuera por una interpretación residual (esperemos que no sea así) en su carrera.

f) Fahrenheit 9/11, autoliberada de la nominación por voluntad de Michael Moore, y Los Increíbles, exiliada a la categoría de Cine de Animación por el trazo de sus personajes, quedan fuera de la lucha por la candidatura a la Mejor Película por la rigidez de unas normas que debieran revisarse desde ya.

g) ¿Y el 27 de febrero, qué? Pues más de lo mismo: escotes sugerentes, ropa de Armani, discursos política(exagerada)mente correctos, las lágrimas de Jamie Foxx, otro chiste oscular de Adrien (peligro de encasillamiento) Brody, Martin Scorsese reivindicado, un discurso sentido en la despedida-homenaje del gran Sidney Lumet y una ristra de bostezos al día siguiente propiciado por toda aquella comunidad de cinéfilos que, despreciando este tipo de ceremonias y agasajos, no resistirán la tentanción de verlos, comentarlos, revisarlos. Qué es justo lo que haré yo.

Hasta entonces, sigue quedando mucho (y a ratos buen) Cine por delante.

3 comentarios

REFO -

Yo también haré lo que Spaulding. Desde ya muchos años los veo por inercia, casi por curiosidad.

Espero ver a Scorsese llevarse el Oscar a casa y a la pequeña Natalie Portman subir a por el suyo.

Pero si tengo interés por dos premios en particular son el de mejor corto de animación (Bill Plympton) y el de acción real (Nacho Vigalondo).

Ya comentaremos.

Luis -

Clint forever. Dicho lo cual me gustaría recordar las nominaciones de Nacho Vigalondo y Jorge Drexler por la canción de Diarios de una motocicleta.
Saluuudos.
P.D.Joder macho la peli de Eisenstein empezó a las tantas.

Spaulding -

Pues ya seremos dos que la noche del 27 de febrero la pasaremos ante el televisor. Y eso que siempre he considerado que, en el fondo, es una chorrada inmensa.

¿Sabe que le digo? Que a mi me encanta que hayan nominado como actor a Clint Eastwood. Tendrá un único registro... ¡pero le sale bien al condenado!