Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Sueños goyescos

Me preguntaréis, ¿y de los Goya, qué?

Pues que el único que no ganó premio por su participación en Mar Adentro fue Benjamín Fernandez por su labor en la dirección artística (de otra parte, también bastante acertada).

En fin, el monólogo de premios contagió un tedio invencible a la gala que, aparte de serios y profundos bostezos, desvirtuó el halo sorprendente que, en teoría, debe definir a este tipo de ceremonias.

Sin sorpresa y con sueño, conocí al resto de ganadores navegando por internet en el primer albor de este mismo día. Justamente, aquí.

Pensad que al próximo año alguno de vosotros subirá al estrado a recoger su premio. Los sueños son lícitos y la Caballé inmortal. Entonces, yo me haré más eco de esta ceremonia, definitivamente, condenada a vivir tiempos mejores, presentaciones más lúcidas, espectáculo de verdad.

REFO lo explica mejor que yo.

6 comentarios

J. P. Bango -

Nada amigo. Al César lo que es del César.

REFO -

No voy a ser yo quien ataque a MAR ADENTRO, una película que, más allá de su sobrevaloración y calidad, es un ejemplo de cómo se vende una película en España.

Toda una lección.

Gracias por el enlace, J.P.

Anónimo -

J. P. Bango -

Quizás sean excesivos los premios para Mar Adentro, eso está claro, pero la culpa la tienen todas las demás películas; nunca el film de Amenábar, creéme.

No voy a juzgar La Mala Educación porque, claramente, no la he visto. Tampoco tengo muchas ganas, la verdad, sobretodo dado los antecedentes filmográficos de un director escandalosamente sobrevalorado y autocomplaciente.

Lo de los disfraces y los Óscars... pues tienes razón. Pero lo peor sigue siendo que además de disfraces, peliculas y narices impostadas, estamos cogiendo cierto gustillo al biopic.

¡Más imaginación señores productores!

pauli -

goya a la mejor acrtiz revelacion? uy no ni en sueños lo quiero, que luego da yuyu.
para mi gusto, los premios a mar adentro, excesivos,y ni uno para la mala educacion, que en contra de lo que muchos dicen, para mi es una pelicula redonda, con una actuacion de Luis Homar fascinante.
creo que empezamos a adoptar la postura de Holywood, disfrazate y ganarar un oscar.