Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Fauna

Todo ocurre a través de una ventana.

Los héroes ganan las batallas y se quedan con el mejor de los botines. Ellos escuchan la música, su música, y esparcen su melena al viento. Besan a la chica, de tu parte, y cabalgan contra el ocaso poniendo fin a una aventura. Saben que el público les quiere. Saben, claro, que paga(rá) por verlos.

Los otros también saben aunque no son sabios. Conocen las llaves de la manipulación y se entregan a ella sin miramientos. Son alquimistas: convierten el Arte en dinero. También son magos, sí, pues hacen magia: de otro modo no se explica que alguien pague lo que paga por ver a ya sabéis quién haciendo amigas en las cárceles de Tailandia, y pueda dormir sin remordimientos. Ay.

Luego estamos nosotros. Los listos. Sabemos tanto de Cine que hacemos de cada crítica una aventura literaria, de nuestros parlamentos y textos una doctrina que seguir. Nuestra profesión es sólo una afición y de ella hacemos partícipes a nuestros lectores. Creemos, ya véis, que tenemos lectores. No sólo nos puede el orgullo sino también la vanidad y el exceso de ego. Firmamos nuestras críticas y las ponemos estrellitas, tomates o números. También dormimos a pierna suelta.

Todos (ellos y nosotros) adquirimos nuestro sentido entorno a él.

Sí. Él.

7 comentarios

Aglie -

Lo de los puntos suspensivos, por si alguien se lo pregunta: cinco centavos. A ver quién lo acierta.

Aglie -

Pues avísame cuando lo publiques. Es la primera vez que me convierto en musa (¿esta palabra tiene masculino? es que soy hombre, según mi DNI) y claro.....

J. P. Bango -

Sí. El tono es irónico, claro, y singularmente autorreflexivo. Como profesión debe ser lo más parecido a una quimera como lo deben ser todas aquellas ocupaciones que lleven aparejadas el placer de la escritura con un sueldo apropiado. No es mi caso, claro.

Aglie: acabas de inspirarme un "Historias de Cine". Y me gusta eso de "cosa" para definir "ese" film. Creo que es bastante apropiado en este caso. (Así como su calificación como "no apto para menores" por motivos... educacionales).

Un saludo a ambos y bienvenidos al Cronicón.

JIP: no estaría mal, ¿verdad?

Virginia -

Me parece una profesión preciosa, ya me gustaría a mí, puede que mi hija la estudie. A pesar de tu tono irónico supongo que a tí también te lo parece.

Aglie -

Lo olvidaba: la magia que nos lleva a un cine a ver lo q hace quien ya sabemos en una cárcel tailandesa, no siempre la tiene la gente del cine. A veces es la propia esposa, quien amenaza con excomuniones varias si la dejamos ir sola a ver semejante cosa.

JIP -

Ummm... la crítica, una profesión... ummm... ¡ojalá!, amigo, ojalá, al menos, de ser así, no me levantaría cada mañana a la hora que me levanto... ;P

un saludo, compañero de fatigas. :)

Aglie -

Te leo y me encanta cómo escribes, tanto el fondo como la forma. Así que créete todo lo que quieras creerte mientras sigas alimentando el blog.