Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Un largo domingo de noviazgo: En las trincheras del Amor

El cineasta Jean Pierre Jeunet, (cuya lúcida filmografía revolucionara el cine europeo de principios de la década de los noventa con filmes de tan fascinante tono visual -y ritmo- como Delicatessen o La Ciudad de los niños perdidos; y que haría las américas consiguiendo una fusión perfecta entre el universo mercadotécnico del Alien de David Giler y Walter Hill y su propio universo creativo: sobrecargado, barroco y rimbombante), se acerca al entorno literario del Sebastièn Japrisot con la adaptación de Largo Domingo de Noviazgo, una película de amor y trincheras, de guerra y esperanza que retoma al arquetipo cinematográfico de Amelie no solo por la coincidencia de protagonista: Audrey Tatou, sino en cuanto a espíritu (optimista y alambicado), escenografía (personaje secundario de la cinta) y resultado (una gran película).



Largo Domingo de Noviazgo es sobretodo una película de personajes y de pequeñas gestas porque tan importante es la historia que actúa como leit motiv: la esperanza que promueve la investigación de una amada para demostrar que su novio -supuestamente ajusticiado en la contienda- no ha muerto, como el resto de historias que el desarrollo de la investigación va dejando a la luz: la de la viuda quejumbrosa que perdió en la guerra tanto a su marido como a su amante; la de otra viuda (vengativa) que va sembrando de cadáveres y desquites los campos de batalla de la posguerra (los prostíbulos y los comercios) a costa de aquellos que posibilitaron la muerte del suyo...

La película se compone de diferentes pistas y rastros, literariamente muy jugosos pero cinematográficamente más discutibles, que alargan y desarman una y otra vez las indagaciones de la protagonista, cuyo devenir se frustra o emociona en función de una carta, un nombre, un acertijo, un recuerdo, una entrevista, una corazonada. La historia está bien narrada (literalmente) y escrita, y oscila entre la autocomplacencia y el cine de intriga, el bélico y el romántico, la tragedia y la comedia surrealista, pero destaca, sobremanera, por la composición colorista de cada una de sus secuencias, la planificación marciana de cada una de ellas, el autoconvencimiento de su autor de estar haciendo una obra diferente. Gracias a ese talento para narrar el artificio extravagante podemos disfrutar, a lo largo y ancho de todo el film, de las calles de la posguerra en un París preolímpico; de los trenes atravesando los campos de trigo; de un faro de ascendencia medemniana, de una trinchera ubicada en las mismísimas puertas del infierno.



El film de Jeunet acumula sobre su seno un gran variedad de planos adulterados en el ámbito cromático (interiores y exteriores), intrahistorias divertidas (la relación de la protagonista con sus tíos; los derrapes del cartero...), metáforas de ascendencia poética (el uso retórico del Albatros; el pañuelo en la mano herida, las letras en el árbol calcinado). Planos tan bellos y atinados que nos cuesta darnos cuenta de que estamos en presencia de una gran tragedia: la que provoca la guerra sobre aquellos que la sustentan con sus vidas, futuros y corazones. La que viven aquellos que sufren las consecuencias del campo de batalla más allá de las servidumbres de las trincheras y los generales.

No lo he dicho todavía: es una película de la Primera Guerra Mundial... pero no tiene mucho que ver con Senderos de Gloria o El Barón Rojo o Gallipolli o Capitán Conan. También es una película de una viuda que espera el retorno de su amado... pero no es El Regreso, Sommersby, El invierno de las Anjanas o Los otros. Es, simplemente y en fin, una película de Jean Pierre Jeunet: técnicamente impecable; visualmente arriesgada; conceptualmente transgresora.

Lo más destacado: el (personalísimo e) intransfirible universo de Jeunet y el (provocador) surrealismo de alguna de sus escenas.

Lo menos destacado: la confusa intriga (de capas de cebolla) que conforma el eje central de la historia.

Calificación: 7,5

10 comentarios

nike shox saya -

Patience is most bitter, yet most sweet the fruit it birth

Xavi aguaspop -

Coincido contigo en la critica de la pelicula. Solo que a mi no me gusto nada. Los giros del guion y la intriga me parecen carentes de ritmo cinematografico y la estetica un tanto azucarada para el transfondo de una historia desaprovechada dramaticamente por ello

J. P. Bango -

Volverá con Caró, no cabe duda, y a la obscuridad conceptual (y formal) de Delicatessen o se convertirá en el Miguel M. Delgado de Audrey Tatou (y eso sería irreparable para el Cine Europeo).

Spaulding: si no le gustó Amelie, no me atrevería a recomendarle este film sino es por el carácter preciosista de alguna de sus secuencias (aunque no se si será suficiente aliciente para usted y, en cualquier caso, es una subjetividad más)

Spaulding -

He de reconocer que a mí Amelie me defraudó totalmente. Y esa es la principal razón por la que aún no he visto esta película.

REFO -

A mí se me hizo algo larga.

Tampoco entiendo la tendencia de Jeunet a plagar sus películas de cenitales imposibles.

Aún así, me gustó, ojo, que a mi Jeunet me parece uno de los grandes narradores europeos del cine contemporáneo.

Creo que necesita volver a la oscuridad que fomentó con Caró y dejarse de tanto pastelón.

J. P. Bango -

Sí. No dije que no tuviera nada que ver: sí que no tenía mucho que ver y, claro, me refería a su concepción y objetivos. Efectivamente, y quizá para la mayoría de las obras que se acerquen a la Primera Guerra Mundial en su versión atrincherada, la influencia (plástica y característica) de la obra de Kubrick es innegable.

En cuanto a lo de cursi... Pues sí. Pero también forma parte de su estilo, ¿verdad?

Anto -

je t'aime Audrey Tatou

Luis -

Por cierto el anónimo anterior soy yo ;-)

Anónimo -

A mi me hizo disfrutar pese a lo enrevesado y, digámoslo, pese a ser un poco cursilona. Creo que fue Listo quien comentó cuano hice una crítica que era imperdonable no mencionar que sale "el culito de Amelie". Pues otro aliciente. Con lo que no estoy de acuerdo es con que no tiene nada que ver con Senderos de gloria, a mi me parece que las escenas de guerra, mostradas en su cotideanidad, y de alguna manera el mensaje de esa parte de la película están bastante influidas por lacinta de Kubrik.

Steam Man -

Hmmmmmmm la verdad es que tengo muchas ganas de verla. Este universo Jeunetiano me parece muy interesante, muy onírico. Cine cine lailolililo

Saludos!!