Blogia
El Cronicón Cinéfilo

DDC: Deconstruyendo un guión (parte II)

Voz en Off: Recurso narrativo de ascendencia literaria que contextualiza, aclara o acompaña a la imagen cinematográfica. Bien usado (Blade Runner, Uno de los nuestros, Aquellos maravillosos años...), es un recurso que dota de dinamismo el desarrollo del entramado. Mal usado (Alejandro Magno) desprende redundancia por doquier. A mí, siempre me recordó tiempos cinéfilos inolvidables.

Flashback: Imagen del pasado intercalada en el desarrollo de un argumento narrado en tiempo presente. El cenit de esta propuesta lo ofrece Memento de Christopher Nolan, una película cuyo fundamento principal lo adquiere, justamente, en la transgresión absoluta de este recurso.

Flashforward: un deseo de futuro, un vaticinio en forma de imágenes que augura lo que va a pasar. Poco habitual en estas lides cinéfilas, la retina nos deja, empero, algún ejemplo paradigmático en Brazil, Destino Final o La Zona Muerta.

El Ethos: El carácter de un personaje. Se define con antelación (construyendo someramente un pasado) o por las circunstancias (en función del desarrollo de la acción: pensad en el niño protagonista de El Imperio del Sol). En guiones poco exigentes con la verosimilitud, suelen propiciar ingentes dosis de incoherencia narrativa: el herrero matemático, estratega, agrónomo, políglota, orador de El Reino de los Cielos es un ejemplo paradigmático de esta censurable afección.

Time Lapses: Es el plazo de tiempo que pasa desde una secuencia hasta la siguiente. Se basa en la teoría que los espectadores tienen que saber en todo momento cuándo acontece la secuencia (Sí, David Lynch hizo novillos aquel día). Esta transición elíptica puede utilizarse en el plano narrativo y/o estético para aumentar el dinamismo de la acción (La secuencia de encadenados que resume el viaje de Harker a Transilvania en el Drácula de Coppola) o como recurso contextualizador (Un primer plano de un reloj-despertador reflectante suele ser uno de los más utilizados...) del argumento.

Plot point: un giro recurrente, el efecto teatral por naturaleza, insertado al final de una escena o película. Pone fin a una secuencia y su principal objetivo es enganchar la atención del espectador (propio de los seriales de entreguerras y los guiones de Quentin Tarantino), y garantizar su fidelidad, cuanto menos, hasta el final. Personalmente, uno de los recursos de guión que más me interesan y atraen.

Plant: la primera aparición de un objeto o motivo a la postre definitivo para la resolucion del entramado (un picahielos en la mano de Sharon Stone mientras habla con Michael Douglas en su primera visita a la casa de la escritora; una canción canturreada al principio de Alarma en el expreso...). La implantación de este objeto, lejos de ser una pista o cebo, suele aportar cierta dosis de congruencia a la historia, cuando no un más que meritorio suspense (propiciado, no lo olvidemos, por un simple accesorio –prop- o excusa).

Red Herring: Hacer creer lo que no es. El Red Herring o Hareng Sour, vocablo fácilmente encontrable por esta red de redes, es una distracción planteada por el guionista/realizador para engañar al espectador con una resolución contraria a la esperada. Este Efecto Sorpresa suele plantearse desde varios puntos de vista: a) Desde el punto de vista del montaje; uno de los más recordados lo consintió Demme en El Silencio de los Corderos a costa de un asalto policial a una casa vacía expuesto de tal modo que hacía pensar a los espectadores que el asesino que buscaban se encontraba realmente en ella); b) el falso culpable en el desarrollo del guión: consiste en hacer creer al espectador, mostrando indicios precondicionantes, que un personaje es, justamente, lo que no es y viceversa (La nómina de películas paradigmáticas es inabarcable, sobretodo en el cine de suspense contemporáneo).

Truffaut contaba un ejemplo más que reconocible: la primera media hora de Psicosis, en la que Hitchcock pone todo su talento al servicio de una intriga de robos y huidas, es sólo una distracción contextualizadora que se zanja (con un plot point inolvidable, por cierto) de modo devastador en la célebre ducha del Motel.

La delgada linea roja que delimita la utilización racional o impropia de estos y otros recursos determina la genialidad o mediocridad de un cineasta y por ende, el número de estrellitas en los periódicos.

Mañana más: todavía me queda el Deux ex machina.

2 comentarios

Jordan 5 -

I'm incredibly thankful for the author for posting this kind of an awesome improvement article. Continuing towards the article, This really is a amazing survey, extremely good create up,Thanks you for sharing. Jordan 5

Aglie -

Genial eso de "David Lynch hizo novillos ese día". Casi se me desencaja la mandíbula.