Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Universitas: El Film (parte 2)

Si os gustó la primera secuencia, ahí os dejo su continuación:

UNIVERSITAS: EL FILM, SECUENCIA. Nº 2

El argumento toma cuerpo...


1
Jimmy K, Jota, K y Marx (INT. CAFETERÍA. FACULTAD CC.II. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE. MADRID.

Cafetería de Facultad. Los Cuatro se reúnen en torno a una mesa. Todos portan sus carpetas. Cerca de ellos pululan Adolfo y Salomé.

Jimmy K: El primer día y el único que falta es el profesor.
Marx: Vete acostumbrándote a esto. Por cierto. Estoy seguro que el profesor cobrará hoy.
Jimmy K: No es cuestión de cobrar sino de adoctrinar.
Marx: Pues ya te están adoctrinando: como sacar el máximo provecho con el mínimo esfuerzo.
Jimmy K: O como vivir a costa de los demás.
Marx: Estamos hablando de profesores no de políticos.
Jimmy K: En realidad hablaba de los banqueros.
Jota: Yo hablaba del Rey.
K: Pues a mi no me molesta (ojeando el sobre de matrícula). En serio. Así podemos descansar.
Marx: Pero sí aún no hemos empezado el curso; no puedes estar cansada.
K: Yo no te he dicho la causa de mi cansancio.
Jota (fumando un canuto): ¡Ni lo digas..! Hoy he prometido no ir al w.c. más.
K (enumerando): Oye, ¿y tú cuando vas a dejar de fumar marihuana?
Jota: Cuando encuentre un sustitutivo mejor.
K: ¿Has probado con el sexo?
Jota: Todos los días.
K: En el sexo en pareja te digo.
Jota: Sería inútil.
K: ¿Por qué?
Jota: Porque no suelo llegar ni a desabrocharla la blusa.
K: ¿Sufres de eyaculación precoz?
Jota: ¿Conoces algún adjetivo que denote más rápidez que precoz?
K: No.
Jota: Entonces sí.
Fundido en negro.

2
Jimmy K, Jota, K, Marx, Salomé y Adolfo (INT. CAFETERÍA. FACULTAD CC.II. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE. MADRID.

K: (ojeando los papeles): cuatro asignaturas de libre elección, siete optativas, cuatro troncales, seis obligatorias, una de libre disposición, el curso de marzo, ¿tendré tiempo para algo más?
Marx: ¿Lo preguntas?
Se miran cómplices sonriendo.
Mientras, Jimmy está observando una escena: Adolfo y Salomé se encuentran sentados en una de las mesas contiguas. En una de las sillas vacías se acaba de sentar un chico de raza negra. Adolfo lo mira con cierto desprecio y ella recoge los apuntes como si alguien se los fuera a robar.

Jimmy K: ¿Crees aun en la revolución?
Marx: Me acuesto con ella todos los días.
K: ¡Je! Eso ha tenido gracia.
Marx: Ya estás otra vez con lo mismo... Qué poco romántica eres.
K: ¡Uy, si yo te hablara de romanticismo!
Marx: No tendrías nada que decir.
K: ¿Cómo que no! Yo puedo ser romántica en cuanto quiera.
Marx: Eso suena a farol.
K: ¿Tu crees que los besos son románticos?
Marx: Claro que pueden serlo.
K se avalanza sobre Jimmy K y lo besa apasionadamente, y apasionadamente, y apasionadamente, y apasionadamente
Marx (indignado mientras continúan besándose durante un minuto más): ¡Ale, besaos, haced el amor, enamoraos incluso, tened hijos por supuesto: ¡míralo!, que si parece a papá, que si se parece a mamá, regalo de la abuelita, los primeros pasos, “papá (imitando a un niño) ¿o dijo “mamáaaaa”?; el uniforme escolar; el traje de comunión (siguen besándose: Jimmy K mira de soslayo a Marx); “papá, cómprame una moto”, el primer novio, la minifalda, sangre en la cama, las naúseas, “cuidame al nieto, papi”, esas canas, ¿antes no éramos así, verdad?, la barriga cervecera, las letras que pagar, el hastío, ¡el asilo!, las manos le tiritan, “¡ya está el Viejo estorbando!”, “pero que dice abuelo, que no se le entiende ná, póngase la dentadura...”, RIP
Jimmy K: ¡Joder tío! Eres demasiado optimista... (MIRANDO cómplice a K): Cree que llegaremos a viejos.
K Deja que diga lo que quiera. A mí, que me quiten lo bailao.
Fundido a negro.

3
Jimmy K, Jota, K y Marx (INT. CAFETERÍA. FACULTAD CC.II. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE. MADRID.

Jota (tosiendo): ¡Joer, se me fue todo el humo para el otro lado! (sigue tosiendo, incluso de forma exagerada)
Jimmy K: Si sigues tosiendo así te vas a fracturar el esternón.
Jota: No sería lo único que me jodiera hoy.
K: ¿Se te jodió el frenillo?
Jota afirma.
K: ¡Ostras tío, qué dolor!
Marx: ¿Y tú que sabes?
K: He roto más de uno.
Marx hace un gesto de estremecimiento.
Jota sigue tosiendo. Jimmy le da un golpecito en la espalda. Una de las chicas que están a su alrededor se apartan un poco. Jota se da cuenta.

Jimmy K ¡Jo, macho! Estás hecho una pena. Espero que la tos diarrética esa que te ha dado no sea tan contagiosa como la última.
Jota tose más fuerte mientras se acerca a las chicas que se habían apartado antes.
Jimmy K (haciéndose como que se limpia la cara): ¡Ah, macho!, ¡te sale hasta sangre!
Las chicas se levantan y se van. Jota aprovecha para poner las piernas sobre las sillas que han dejado vacías.
K (a Jimmy): Oye, ¿de dónde eres?
Jimmy K: De aquí y de allá.
K: No me lo digas... Tampoco lo sabes.
Jimmy niega con los hombros.
K: ¡Jimmy! ¡Vas a resultar ser algo mejor que un buen polvo!
Marx (a Jota): ¿Y tú, de dónde eres?
Jota: ¡Espera! Te advierto que yo soy muy hombre.
Adolfo y Salomé contínúan apartándose, poco a poco, del chico de color que tienen a su lado.
Jimmy K (refiriéndose a K): ¿Oye, no te parece mucha casualidad que los cuatro viniéramos sólos hoy?
K: Yo no estaba sóla. Había quedado con una amiga pero llegué tarde y ella prefirió quedarse tres puestos más adelante. Supongo que sigue recogiendo las cenizas de su expediente.
Jota: Ten amigos para eso.
Marx: Por eso yo no los tengo.
Jota (reflexivo): Yo tampoco vine sólo (observa al canuto)
Jimmy K: Pues me alegro de haberme topado con vosotros dos (lanza un brindis dirigiéndose a Jota y Marx)
K: ¡Hey! ¿Y yo que?
Jimmy K A tí te lo diré esta noche.
Fragmento de Tren metiéndose en un tunel (Escena final de “North by northwest”). Brindan

4
Jimmy K, Jota, K, Marx, Salomé y Adolfo (INT. CAFETERÍA. FACULTAD CC.II. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE. MADRID.

En la misma situación anterior: frente al grupo siguen Adolfo y Salomé, a los que se les han unido parte de su grupo de amigos. Parece que están increpando al chico de color que tienen al lado.

Jimmy K: (observando la situación se dirige a Jota): Así que el futuro es esto...
Jota (sorprendido): ¿El qué!
Jimmy K: Nada. Hablaba sólo.
K:: ¡Oye, no hables sólo que ya tienes con quien hacerlo!
Jimmy K: A veces se me olvida.
K: ¿El qué?, ¿que no estás sólo?
Jimmy K: No. Que somos humanos.
K: ¡Uy! Se aproxima filósofo frustrado a las dos y media.
Jota: ¡Ostia! Pues entonces me hecho un sueño.
Jota cierra los ojos y simula (o no?) haberse dormido .
Marx: No se porqué tenéis tanto miedo a los filósofos. Al fin y al cabo, reflexionan sobre nosotros mismos, sobre nuestras existencias...
K: Como lo sigas vendiendo así la que me voy a quedar dormida voy a ser yo.
Jimmy K: No te duermas o creerás que todo ha sido un sueño.
K: ¿Haberte conocido?
Jimmy K: El polvo que se avecina.
K: Para follarme no hace falta que esté despierta (K espera la respuesta de Jota, y Jota abre un ojo).
Jimmy K (a Jota): ¿Tu no estabas dormido?
Jota: Ya no.
Jimmy K: Pues duérmete.
Jota: ¿Por?
Jimmy K: Te lo diré luego.
K (cogiendo de la barbilla a Jimmy): ¡Uy! Jimmy y sus misterios.
Marx: Ya lo sabemos: algo más que un buen polvo.
K: Pues sí.
Fundido a negro.

5
Jimmy K, Jota, K, Marx, Salome y Adolfo (INT. CAFETERÍA. FACULTAD CC.II. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE. MADRID.

Misma situación anterior. Jimmy K sigue mirando lo que ocurre en la mesa del grupo de los NG
K: (a Jimmy K): Aprovecharás el momento.
Jimmy K: ¿Qué momento?
K: El momento en que se quede sóla.
Jimmy K: ¿Y qué te hace pensar que ella me interesa?
K: No disimules. En materia de “deseo sexual” nadie puede engañarme.
Jimmy K: Es sólo morbo.
K: Suficiente. ¿Aceptas la apuesta?
Jimmy K: ¿Tu o ella?
K: No. Tú o yo.
Jimmy K: ¿Cómo en Las Amistades Peligrosas?
K (piensa): Algo así.
Jimmy K: ¿Hasta cuando tenemos de plazo?
K: Hasta que uno de los dos lo consiga.
Jimmy K: Es un reto embriagador.
K: Y un polvo apetecible.
Jimmy K: Y además virgen.
K: Si (pícara)
Jimmy K (le da la mano): Trato hecho.
K(sonríe): Apuesta ganada.
Jimmy K: ¿De dónde sacarás el tiempo...?
K: Del mismo sitio que tú.
Jimmy K:: Entonces comenzaremos mañana. Esta noche tenemos asuntos pendientes.
K: ¿Asuntos pendientes? Ese plural resulta muy provocativo.
Jimmy K: Bueno. Ya sabes que los tíos somos propensos a la exageración.
K: (le pone el dedo índice en la boca para que no sigue hablando): Chsss! Calla. Lo que tengas que decirme esta noche déjalo para la noche. Ahora me quedo con la ilusión del plural.
Jimmy K: Tú misma.
Marx (a Jota que sigue, aparentemente, dormido): ¿Y tú no apuestas?
Jota: Yo no tengo tanta confianza en mi mismo.
Jimmy K (a Jota): ¿Pero aún sigues despierto?
Jota: ¿Y qué interés tienes en que me duerma?
Jimmy K: Ya te lo diré.
Jota: Pues te advierto que si me duermo de verdad no me despierta ni aunque entre en el local una camada de cocodrilos hambrientos.
Jimmy K: Muy bien, Jota.
Fundido.

6
Jimmy K, Jota, K, Marx, Salome y Adolfo (INT. CAFETERÍA. FACULTAD CC.II. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE. MADRID.

Misma situación anterior. Marx está mirando el reloj. Jimmy K sigue mirando al chico de color que se niega a abandonar su sitio, y las provocaciones de la nueva generación. Kate está revisando la matrícula (haciendo cuentas con la calculadora) y Jota está dormitando.

Jimmy K (a Marx): ¿Has oído hablar de El Efecto mariposa?
Marx: ¿Lo de la peli de los Spielberg? ¿Eso de que si una mariposa revolotea sus alitas en la selva de Borneo se genera un huracán en el pacifíco?
Jimmy K: Bueno, sí. Más o menos.
Marx: ¿Y por qué lo preguntas?
Jimmy se gira rápidamente y con el palillo que tiene de la mano pincha en el culo a una de las dos chicas que acaban de pasar junto a la mesa. Jimmy se hace el despistado. Las chicas se dan la vuelta y observan que Jota, que sigue dormido, tiene un palillo en la mesa.
Chica 1: ¡Hey!, ¡a tí que coño te pasa!
Jota no se inmuta. Sigue con los ojos cerrados.
Chica 2: ¡Déjalo, se está haciendo el dormido!
Chica 1 (despreciándolo): Menudo imbécil (coge un kleenex y se lo tira a la cara). ¡Tio!, ¡qué estoy hablando contigo!
Chica 2: ¡Déjalo, es inútil!
Jota se levanta como un resorte:
Jota(gritando con una voz de ultratumba): ¡JODER!, ¿Qué coño pasa aquí! (al levantarse se le cae una lentilla dejándole un ojo de cada color)
Las chicas se asustan y retroceden ,sin dejar de mirar el despertar de Jota, cuatro o cinco pasos, hasta que se chocan con un camarero que, con mucha habilidad pero balanceándose, consigue que no se le caigan las bebidas que tiene sobre su bandeja, hasta que llega junto a la mesa del grupo en donde están sentados Salomé y Adolfo quien, sin darse cuenta de lo que está ocurriendo a sus espaldas se levanta, golpeando la bandeja con su cabeza, y recibiendo sobre ella el contenido íntegro de ésta. Salome sonríe (pero se tapa la boca con la mano, pudorosa). El resto se levanta para limpiar a su líder.
Marx (a Jimmy K) (ambos han observado la situación y sonríen): Si vuelves a repetir eso me hago gay.
K: Ten cuidado que hay testigos escuchando.
El chico de color sonríe. Se levanta, con un vaso de la mano. Jimmy K le ofrece un brindis. Y, éste, desde lejos, se lo devuelve.
K: ¿Pedirás perdón a las chicas?
Jimmy K: Claro.
Jimmy K se levanta y se dirige hacia las chicas.

Fundido a negro.

4 comentarios

J. P. Bango -

Una película, una serie, un cómic... Muchas cosas... y ninguna. A seguir escribiendo toca, qué remedio.

Luis -

Me gusta, sería genial verlo en imágenes una vez más (la primera vez es según lo vas leyendo y eso demuestra que está bien escrito). Por cierto también la esena descartada del Blog de Queco es genial. ¡Estamos rodeados de talento!

txolo -

Eso eso, queremos ver como sigue! Está interesante

Queco -

¡Divertido! A ver cómo sigue...