Blogia
El Cronicón Cinéfilo

La partida de ajedrez



Caballero: "¿Porqué, al menos, no me es posible matar a Dios en mi interior?. ¿Porqué prefiere vivir en mí de una forma tan dolorosa y humillante, puesto que yo le maldigo y desearía expulsarlo de mi corazón?. ¿Sabes?. Estoy a punto de llegar a una conclusión... Creo que Dios es una especie de realidad engañosa, de la cual los hombres como yo no podemos desprendernos... Por eso yo quiero saber. No deseo creer. Ni suponer, sino saber... Deseo que Dios me tienda la mano, ver su rostro y que me hable”.

Muerte: “Pero se calla”.

Caballero: “Así es... Le grito en medio de la noche, pero es como si no hubiera nadie en ningún sitio”.

Muerte: “Puede que no haya nadie”.

Caballero: “Sí, ya lo he pensado. Pero, en ese caso, la vida sería un horror absurdo. Nadie es capaz de vivir con la muerte ante sus ojos y creyendo que todo ha de desembocar en la nada más absoluta”.

Muerte: “La mayor parte de los hombres no piensan ni en la muerte ni en nada”.


Leer más (más que recomendable):

"Ingmar Bergman. Celuloide Obsesivo" (VV.AA./Revista Tijeretazos, 2004 - 33 pag.)

"Apuntes sobre el Cine de Bergman" de Alfredo Garmendia (Revista Tren de Sombras, 2004 - 16 pag.)"

6 comentarios

emejota -

Y luego está ese trasfondo de Edad Media rústica, descarnada y desolada que casi siempre se representa de forma idealizada.
Un saludo

J. P. Bango -

Nada de pedante, Kapewaken. Tiene usted toda la razón.

Luis: lo del turing este habrá que hacérselo mirar...

luis -

Mmmm recuerdo cuando la vi en la universidad: única.

P.D: para el señor Blogia. Que el señor Turing presuponga que un ser humano tenga que saber cuanto son 2+2 ya es mucho presuponer (soy de letras coñe!) pero que me obligue a saber en que día vivo..

Kapewaken -

Esta pelicula siempre me ha encantado, tiene algunos momentos comicos que aparentan gracia pero que son muy tenebrosos en el fondo.

Ademas tiene un cierto aire a las primeras tragedias griegas, porque el momento en el que el caballero esta sentado en el campo mientras el juglar toca la guitarra parece sacado de un coro dionisiaco (Que pedanteria)

J. P. Bango -

Mi relación con el cine de Bergman no es tan apasionada como la tuya, es más, aparte de El septimo sello, El manantial de la Doncella o Persona, suele desbordarme por pretencioso y excluyente. Pero, eso sí, muchas de las secuencias que filmó conservan, todavía, un gran poder de seducción/fascinación.

Agente Cooper -

Qué decir. Una fascinante y memorable obra maestra de Bergman con un buen número de escenas, imágenes o diálogos inolvidables.

El director sueco me maravilla siempre. De hecho, he encargado "La vergüenza", en DVD, que no he visto. ¿Alguien la ha visto?