Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Vísceras sobre celulosa

A veces sucede que a uno se le agotan las palabras y queda varado en un oceáno sin fondo dominado por la falta de compromiso y la desgana. Entonces sólo nos queda aferrarnos a un recuerdo pretérito donde buscar la fuente de una inspiración que, en el pasado, debió servir para dar sentido a las letras que todavía hoy nos definen.

Y en esa rememoración idealizada tantas veces denigrada por el conformismo, todavía subsisten los textos de aquellos que, una vez, escribieron sus gestas e ilusiones sobre sus propios recuerdos y experiencias alertándonos, adoctrinándonos, sirviéndonos de guía formal y referente, sobre lo que debe, puede o no puede hacerse, en una columna de opinión diaria financiada con el tesón de aquel que vive con los ojos abiertos, con la voluntad de quien espera hacer de este estercolero un Mundo (más) habitable.

Porque uno, aún ateo, también presume de haber tenido referentes. Alguien a quien seguir y leer, fabricante de columnas diarias, aficionado al teatro,pelo cano, corazón rojo, periodista, republicano... ¡Vísceras sobre celulosa! Desde ayer mismo, inmortal.

0 comentarios