Blogia
El Cronicón Cinéfilo

DDC: Versiones

Productor's Cut: Argucia a modo de parapeto que define a una película tal y como la quiso aquel que la financia. Si tiene éxito le suelen salir muchos padres, uno de ellos, el propio director... Entonces se llama Final's Cut. Si no lo tiene, aparece en escena el señor Alan Smithee...

Alan Smithee (o Thomas Lee): Pseudónimo de aires reparadores que devuelve el honor perdido de un director obligado por el productor a montar una película que difiere sobremanera sobre el objetivo creativo inicialmente previsto. Las malas lenguas dicen, exagerando, que la mayoría de las películas del Hollywood actual las "hace" Alan Smithee y las "firma" el Director de turno...

Director's Cut: La película tal y como el departamento de marketing dice que quiso haberla hecho el Director. A veces, incluso el Director en cuestión está de acuerdo con esta afirmación, sobretodo cuando le proponen parte de los beneficios del nuevo montaje.

Extended Version: una película a la que se le ha añadido varias secuencias que en su momento y por problemas de ritmo quedaron al margen del montaje final. No. Los cuatros finales de El retorno del Rey estrenados en los cines no responden a una Extended Version propiamente dicha; al amigo Jackson le quedó así, simplemente. Se diferencia de la anterior, Director's Cut,  porque aquí, el añadido secuencial ya está planeado de antemano. Digamos que por estrictos criterios... formales (no os riáis).

Doble versión: Propio de un cine, el de los setenta, que debía sortear la inquebrantable moral de la censura y que se caracterizaba por presentar varias versiones de una misma película en función del país en que se fuera a estrenar/explotar comercialmente. Las dobles versiones alimentaron durante años la creencia de que lo mejor se lo llevaban los europeos.  Hoy día, muchas de estas cintas son objeto de búsqueda de arqueólogos cinematográficos (suponemos que para ver si era cierta aquella creencia).

Versión políticamente correcta: Cinta adaptada a unos nuevos tiempos menos viscerales y más hipócritas. Suelen destacarse por la excelencia de unos efectos especiales diseñados, entre otras cosas, para mover los árboles del fondo al compás del viento o convertir pistolas en walkie talkies... Hasta el mejor escribano echa un borrón, ya veis.

Remastered Film: Película a la que se somete a un lavado de imagen y texturas con el fin de adaptarla a los nuevos tiempos y cines y, de paso, reservarla intacta para las nuevas generaciones. Como podéis imaginar, suele tener como objetivo un reestreno multitudinario con vistas a amortizar semejante reconstrucción arqueológica. Técnica de naturaleza homenajeadora que posibilitó, en fin,  que quien esto escribe volviera a pagar los seis euros del ala por disfrutar -y de qué manera- con la nueva y ruiodosa versión de El Exorcista, uno de los mejores thrillers que uno recuerda haber visto en una sala oscura, dicho sea de paso. Sobregasto que volvería repetir, y de muy buena gana por cierto, por disfrutar del Tiburón de Spielberg en versión original. Y con un cuaderno de notas a mano.

Nostalgia: recuerdo de aires evocadores que subvenciona y financia los diferentes director's cut, extended version, remasterized film... ideados por las productoras y demás entidades afines. Los espectadores más cultivados solemos echar mano de ella bastante más a menudo de la que deberíamos al comprobar los bochornosos resultados creativos dimanantes de buena parte de la cartelera actual. Y es que ya sabéis: ya no se hacen películas como las de antes.

Claro que eso diremos dentro de veinte años respecto de las películas que se hacen ahora...

2 comentarios

J. P. Bango -

Je, de nada hombre. Algo me dice que pronto lo sabrás tu mismo y de primera mano...

Steam Man -

Muy interesante, gracias por la explicación tan clara de lo que son esas palabras... ;)

Saludos