Blogia
El Cronicón Cinéfilo

El secundario

Hoy toca revisión de alguno de los mejores fragmentos del Pulp Fiction de Quentin Tarantino, en este caso, la aparición de Harvey Keitel (El Lobo), solucionador de problemas profesional, y actor al que le debe, y mucho, el propio cineasta norteamericano.

EL LOBO (Keitel): Tú eres Jimmie, ¿verdad? ¿Es esta tu casa?

JIMMIE (Tarantino): Sí.

EL LOBO (extiende la mano).: Soy Winston Wolf. Soluciono problemas.

JIMMIE: Bien, porque tenemos uno.

EL LOBO: Eso he oído decir. ¿Puedo entrar?

JIMMIE: Por favor.

(...)

EL LOBO: Buen trabajo, caballeros. Pero todavía no hemos terminado.

JIMMIE: Parece mentira que sea el mismo coche.

EL LOBO: Bueno, no empecemos a chuparnos las pollas todavía. Se ha terminado con la fase uno de la operación, la limpieza del coche. Lo que nos lleva directamente a la fase dos. La limpieza de vosotros dos.

(...)

EL LOBO: Muchachos, poneros a trabajar.

El Lobo y Jimmie se dan media vuelta y se dirigen al dormitorio, dejando a Vincent y a Jules en la cocina.

VINCENT [Travolta] (dirigiéndose a su espalda).: Un «por favor» sería agradable.

El Lobo se detiene y se da media vuelta.

EL LOBO: ¿Cómo has dicho?

VINCENT: He dicho que un «por favor» sería agradable.

El Lobo da un paso hacia él.

EL LOBO: A ver si lo entiendes a la primera, amigo. No estoy aquí para decirle «por favor» a nadie. Estoy aquí para deciros lo que hay que hacer. Y si la autoconservación es uno de los instintos que posees, será mucho mejor que lo hagas, y rápidamente. Estoy aquí para ayudar. Si mi ayuda no es apreciada, os deseo mucha suerte, caballeros.

JULES: Las cosas no son así, señor Wolf. Su ayuda es claramente apreciada.

VINCENT: No quería faltarle al respeto. Simplemente, no me gusta que nadie me ladre órdenes.

EL LOBO: Si soy cortante, es porque el tiempo es un factor importante. Pienso con rapidez, hablo con rapidez y necesito que actuéis con rapidez si es que queréis salir de esto. Así que, por favor, con azúcar encima si os complace, pero limpiad el jodido coche.

(...)

JIMMIE: Tienes que comprender algo, Winston. Deseo ayudar a tus muchachos y todo eso, pero estas son mis mejores sábanas. Fue un regalo de boda de mi tío Conrad y mi tía Ginny, y ellos ya no están con nosotros...

EL LOBO: ¿Me permites que te haga una pregunta, si no te molesta?

JIMMIE: Desde luego.

EL LOBO: ¿Eran millonarios tu tío Conrad y tu tía Ginny?

JIMMIE: No.

EL LOBO: Bien, pues tu tío Marsellus sí lo es. Y estoy seguro de que si tío Conrad y tía Ginny fueran millonarios, no te habrían regalado un dormitorio completo, algo que tío Marsellus está más que dispuesto a hacer. (Saca un rollo de billetes.) A mí me gusta el roble. Eso es lo que hay en mi dormitorio. ¿Y a ti Jimmie? ¿Te gusta el roble?

JIMMIE: El roble está bien.

(...)

Mañana seguimos...

9 comentarios

J. P. Bango -

Es una película extraordinaria, no cabe duda, pero es que la aparición de Harvey Keitel es ciertamente antológica: uno de los mejores momentos de la historia del Cine.

Y no exagero.

Azrael -

Me encanta cuando le llaman, deben ser las doce del mediodía y él esta dando una fiesta de etiqueta. Keitel hace grande cualquier personaje que toca.

Coder -

Gran dialogo.

La verdad que me cuesta quedarme con un dialogo de Pulp Fiction. Todos me gustan :-D.

Saludos

EKI -

Buenizimo

REFO -


Creo que es uno de esos personajes secundarios que es imposible de olvidar. La fuerza del Sr. Lobo marcó una era. Nunca un personaje con 5 minutos había acaparado tanto protagonismo.

¿A cuánto está la casa?

A media hora.

Llegaré en 10 minutos.

Mítico.

Queco -

Un personaje estupendo, con unos diálogos estupendos, y estupendamente interpretado por un autor estupendo...

Queco -

Quería decir "actor", no "autor"...

Mi nombre es Sombra -

\"Estoy a veinte minutos de ahí, llegaré en 10\" y cuando se le ve llegar en coche aparece un texto que dice \"9 minutos y medio más tarde\" XDDD

John Trent -

Grandisimo dialogo, grandisima peli...grandisima obra de arte.