Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Hero: el retorno del wuxia

Ha llovido, sí, desde que el bueno de Zhang Yimou revolucionara el palmarés de los principales festivales europeos con sus aproximaciones político-dramáticas a las raíces de la sociedad China: Sorgo Rojo, Judou. Semilla de Crisantemo, La Linterna Roja y ¡Vivir! Se avecinaban tiempos de cambio y, como siempre, la vanguardia cultural los hacía frente, no sin sufrir las consecuencias de una política -esto es universal- habituada a castigar al transgresor...

Hero ya no tiene nada que ver con ese pasado revisionista, melancólico y contestatario de aquellas primeras obras, basando todo su interés en la eficacia de una historia de aires nacionalistas (y que desprende un cierto tufillo redentor) que, sin embargo, conserva alguno de los rasgos que, en justicia, definían la cinematografía de Yimou: un gusto incontenible por la belleza contemplativa y una abrumadora factura visual (da igual los medios con los que contara) resumida en la apariencia colorista, cuasi pictórica, de todos y cada uno de los planos que la componen y que en esta película, además, asumen una función que excede el mero simbolismo, otorgando substancia y contenido diferenciado a los diversos puntos de vista que protagonizan la narración. Un esquema narrativo, por cierto, atípico y más que reivindicable, que acerca el género wuxia a la multiplicidad de puntos de vista derivativos, ahí es nada, del Rashomon de Akira Kurosawa.

Esa multiplicidad de facetas, (que dota de un atractivo especial a esta historia-homenaje de Zhang Yimou), permite al cineasta explorar las diferentes motivaciones que impulsan las acciones de los personajes, todas ellas dedicadas a fundamentar el porqué de su participación pasada, presente o futura en un atentado magnicida que tiene por objetivo finalizar una guerra; resolución drástica que posibilitaría el mantenimiento del status quo de cada una de las grandes tribus en contienda. Un argumento, ya lo veis, de aires políticos que, sin embargo, también sirve como génesis de una buena colección de luchas y peleas, todas ellas afectadas de un indudable lirismo visual, incluyendo escenas de masas desopilantes.
 


La película de Yimou se caracteriza, pues, por un predominio de la estética por encima del argumento e, incluso por encima de la épica (algo que sorprende en un producto de su envergadura y presupuesto) dando como resultado una obra cinematográfica visualmente deslumbrante, sí, pero, sin embargo, vacua, en tanto que su acción se supedita casi por completo a unos postulados filosófico-existenciales no del todo definidos y, en cualquier caso, ajenos, alejados de los gustos de un público demasiado acostumbrado a las propuestas intuitivas, monolíticas, clarividentes.

Hero es, en fin, una cinta compleja y deslumbrante, bien fotografiada y coreografiada, que juega con los colores y la plástica para revestir de preciosismo y color una historia que entretiene más cuando menos se sabe de ella. Una delicia sensorial que, pese a todo, se visiona y disfruta con un gran interés gracias, por encima de todo, al extraordinario empeño que para el asunto pone el ineludible músico Tan Dun.
 


Lo más destacado: La extraordinaria secuencia de la batalla de las flechas, todo un homenaje a otro gran clásico de Kurosawa: Trono de Sangre.

Lo menos destacado: Que su incuestionable aspecto de wuxia, sofisticado y preciosista, desvíe la atención de puristas y aficionados demandantes, digamos, de texturas más clásicas.

Clasificación: 7

14 comentarios

Andolini -

Muchas gracias. Ahí va:

http://dondenomellaman.bitacoras.com/

Queco -

Pues a mí HERO me gusta, yo la veo como una excelente película de danza. La historia apenas importa, pero el resultado estético me parece arrollador.

J.P.Bango -

Pues cuando quiera, camarada Andolini: puede poner usted el enlace cuando quiera, faltaría más: que ya estamos todos espectantes.

Por cierto, interesante tema este el de la estética y la ética. Merece un post, desde luego. Si saco tiempo, me pongo a ello.

Agente Cooper -

Andolini, es que internet es terreno abonado para que los descerebrados o mal nacidos utilicen el anonimato para dar rienda suelta a sus instintos.
Ya he dado parte al FBI e incluso Diane ya está al corriente del asunto. Como se entere Gordon se le va a caer el pelo al desgraciado ese. :-)

Pero no quiero interrumpirles. Sigan hablando de \"Hero\".

Andolini -

Lamento molestarles de nuevo, pero es que había olvidado señalar que hay un comentario muy divertido y reflexivo sobre el \"movimiento Dogma\" (Galileo se reiría de tal movimiento) que puedo recomendar a Azrael si le sigue interesando... Pero esá en el blog antes comentado. Saludos.

Andolini -

Gracias por su amable respuesta, como siempre. En efecto, es mucho más interesante no tener la razón, porque así prosigo el viaje del aprendizaje... Estimado Agente Cooper, mi solidaridad con Vd. y con la Oficina Federal de Investigación, como compañero de página y como afectado por la persecución de varios "descerebrados" (nunca mejor dicho). En cuanto al onanismo como recurso para entender el cine... Puedo estar de acuerdo, pero prefiero el hedonismo, y no por ningún complejo católico-apostólico-romano, sino por la dolorosa incomidad que supondría la erección permanente que me provocarían Ford, Huston, Hitchcock Scorsese, Coppola, Carpenter, Erice, Berlanga, Bardem, Kurosawa; Laughton, Brando, Stewart, Fonda, Wayne, Quinn, Fernán Gómez, Mastroianni, Olivier; Newman, Redford, Sutherland, Pacino, Hoffman, Duvall, Sacristán, López Vázquez, Landa y Bardem otra vez; Hepburn (K y A), O'Hara, Dietrich, Keaton, Deneuve... arf arf arf... ¿Lo ven?
Para finalizar quisiera, si me lo permiten, recomendar un blog que escribe mi mejor amigo, a veces cinéfilo, siempre interesante. Pero esperaré la autorización de nuestro anfitrión.

Agente Cooper -

Nah, no tiene importancia, amigo Bango. El tal GACKT ese es un descerebrado con problemas mentales que tiene acceso a internet y se dedica a perseguirme con insultos y falacias. Es un personaje al que conocí en un foro y que se ha obsesionado conmigo. Nada importante. Un desequilibrado más que puebla la fauna internetera. Que deje su basura en mi blog me importa un pito; lo que ya me toca las naricillas es que además venga a molestar a otros. En fin.

Respecto a "Hero", me gusta su estilo visual tan plástico y bello, PERO me ocurre como a Azrael: la historia no me interesa nada y además no me gusta cómo está contada. La película me parece un envoltorio muy bonito y lujoso que esconde la nada. Y lo mismo respecto a "La casa de las dagas voladoras". Me aburrí increíblemente con ambas. Me resultaron soporíferas, en serio.

Azrael -

Bueno, aquí va mi, completamente parcial, opinión de Hero: Es horrorosa, soy un tipo chapado a la antigua en lo que a cine se refiere, creo que todo debe estar supeditado a la historia. Esta película es, efectivamente, un ejercicio onanista del director y eso es algo que no soporto ( Señor Bango si un día le dedica un post al movimiento dogma me despachare a gusto) creo; además, que, de dar merito a alguien, el único que lo merece es el director de fotografía. ¡Que mal lo pase en el cine para no dormirme!

J. P. Bango -

Por supuesto que le recuerdo, Manuel Márquez, y le sigo, también en La Butaca, donde le leí una gran crítica de una película que a ambos nos apasiona: Million Dollar Baby. Bienvenido al Cronicón y, por supuesto, a este entorno blogosférico en el que pronto, no hay más que echar un vistazo a su bitácora, será un habitual. Nos leemos.

Andolini: pues tiene usted razón como (casi) siempre. No hay guión pero tampoco se le echa de menos: le basta con una estructura más o menos recurrente (y ultracinéfila) para destacar por encima de la media. Y no me negará que es un cuento deslumbrante...

Por cierto, se aproxima crítica de La Casa de las Dagas Voladoras próximamente: menos pretensiones, más simplicidad argumental... pero un excelente divertimento, ¿cómo era eso?, hedonista. Pues yo voy más allá: onanista.

Onanismo estético, hiperbólico, desproporcionado y extrañamente lúdico. No está mal este modo de entender la cinematografía, ¿verdad?


P.D.: Este GACKT se debe haber equivocado de blog, pero el Agente Cooper es amigo, y no me gustan esos términos...

Alvy Singer -

De acuerdo con la critica, aunque aun tengo pendiente LA CASA DE LAS DAGAS VOLADORAS.

Este film es para gozar visualmente.

¡un saludo!

EKI -

Completamente de acuerdo. Me quedo con La Casa de las Dagas Voladoras.

GACKT -

AGENTE COOPER HIJO DE PUTA, DEJA DE COPIAR TEXTOS DE OTROS BLOGS

Andolini -

Hero es una película entretenida, casi hedonista... y de tarde de domingo. Ubico en el horario vespertino del Día del Señor a esas cintas cuyo argumento permite echar una cabezada de diez minutos, con la seguridad de que uno no se pierde nada de la "historia". Y destaco la palabra historia porque, como señala Maese Bango, esta película queda más al servicio de la forma que del fondo. De hecho, hay tantas situaciones y combates repetitivos, intuyo que por el capricho de filmar ese escenario que tanto gustaba al director y a su equipo, que la historia real se reduce a 15 minutos. Es cierto que quedan en la retina las secuencias de las flechas, o el primer duelo bajo esa lluvia tintineante y rítmica filmada con cámara de alta velocidad... en ese sentido el director es eficiente. Pero para los que amamos las historias, "Hero" no deja de ser un cuentito. Bonito, pero cuentito. Vale, de acuerdo, hablemos ahora de relativismo cultural, distancias geográficas e históricas, y del cambio del euro y el yuan... pero, ¿Cómo se justifica en una escuela de guión el hecho de que durante 20 minutos de metraje no pase absolutamente nada? Las referencias a Kurosawa, tan bien traídas a este espacio etéreo por nuestro anfitrión, son la respuesta. Sencillamente, no se justifican.

Manuel Márquez -

Excelente crítica, como de costumbre; mis felicitaciones por ella, así como por el contenido, en general, de tu blog, al que llevo algún tiempo suscrito y que sigo con sumo interés.

Un saludo afectuoso.

P.S. No sé si me recordarás, pero compartimos durante algún tiempo la condición de colaboradores en la extinta Canalcine.net (fue, precisamente, a través de su editora como localicé tu excelente blog).