Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Saw 2: Puzzle Hiperbólico

Un policía cerca y detiene a Jiggsaw mientras éste mantiene encerrados a un nuevo grupo de víctimas en una casa. El policía no tardará en intuir el primer movimiento de su oponente cuando descubre que uno de aquellos secuestrados es su hijo. Una nueva cuenta atrás se ciñe sobre el destino de todos los protagonistas quienes tendrán que vérselas de nuevo con una colección de acertijos, puzzles y juegos macabros en un tablero demiúrgico donde el malo de Jiggsaw siempre se guarda la última carta.

El Asesino del Ppuzzle se quita la máscara pero Leigh Wannel sigue jugando con los espectadores. La virtud de esta secuela es que juega con los espectadores al mismo tiempo que lo hace con los protagonistas, minimizando pues los efectos de la trampa narrativa, disminuyendo la sensación de fraude e, incluso, justificándola. En ese sentido, el twist final de Saw 2 es más franco y soportable que en la primera parte, a pesar de su inverosimilud (nada insuperable: es la esencia del Cine mal que les pese a algunos) y la relativa complejidad (compensada por la irrupción de varios flashback recordatorios: algo similar ocurría en la más atropellada aún primera parte) que envuelve a dicha resolución.

Sin embargo, la opresión psicológica que, en justicia, debiera ser la auténtica estrella de un film de estas características, va claudicando en beneficio del efectismo macabro (ese pozo de jeringas, esa urna atrapamoscas...), el juego de rol (“la equis marca la pista a seguir”) y las argucias deux ex machina (ese ascensor salvador). Aspectos, todos ellos, especialmente intrascendentes al lado de un defecto irrebatible que asola a toda la película: y es que sus protagonistas (y el director como principal responsable) no saben transmitir un mínimo de empatía, provocando una contradicción insólita en este tipo de productos (contradicción que, de otro lado, salpica a toda la saga de Saw): el carácter adusto y antipático de todo el casting; de hecho, es tal el grado de antipatía que dimanan los actores, que nos da, ciertamente, igual lo que les pase a los personajes, su suerte o destino, saboteando con ello la esencia última del cine de terror de consumo: la identificación con la víctima.


No hay mucho más: el guionista engarza todas las piezas en un imbricado tour de force final que cierra todas las puertas y abre una última discutible pero coherente, al mismo tiempo que condena a futuras secuelas a reinventarse (no habría otro modo de sobrevivir a la fatiga que ya irradia esta segunda parte) sobre mimbres más compactos y consistentes que los que definen a esta saga, definitivamente, ubicada muy, muy lejos, de magníficas obras de terror coetáneas como Jeepers Creepers, The Descent o My Little Eye.

 

Lo más destacado: que sea capaz de corregir los desajustes narrativos de su precuela invirtiendo en un concepto a menudo marciano: la autocrítica (la premisa de la película: las pruebas falseadas, son el síntoma más evidente, e irónico).

Lo menos destacado: que a pesar de todo, la retina se niegue a retener o recordar alguna secuencia, digamos, reseñable y/o recomendable.

Calificación: 5,5

11 comentarios

Nike Shox Rivalry -

Edge points in let me see you, let me know your recognition, music, let me into your friends, and I had hanged when you, and let me have your room to let me keep, empty rooms at you!

carlos -

osea esta super fea la pelicula neta

robgordon1982 -

Realmente, Saw II, parece más una pelicula del estilo "House of haunted hill", con esa casa llena de pruebas mortales, que una secuela de ese claustrofóbico y brillante producto que era "Saw".
Me parece una secuela innecesaria que sigue esa corriente de terror facilón y de consumo juvenil que se hace hoy en día.
Saludos.

Roberto -

Por supuesto que es insubstancial, pero le seré sincero, me pareció más honesta que "Cache" -y eso que el cine de Haneke en general me motiva. Bueno, pero no nos metamos en mas huertos ajenos, dejemoslo en que ambas son disfrutables a su manera..jeje

Saludos

J. P. Bango -

Es osada, no cabe duda, la asimilación conceptual entre el Caché de Haneke y esta secuela pero, qué diablos, no está exenta de razón.

Pero no deja de ser repetitiva y, vagamente, insubstancial.

Toni -

No la he visto aun, pero si es mas fuerte k la primera...estoy deseando verla!!

Roberto -

Personalmente Sr. Bango, lo que mas me interesa de "Saw II" es la manera que tiene (consciente o no por parte de sus guionistas) de jugar con el lenguaje cinematográfica, y con la verosimilitud de la imagen. Y es que al igual que en "Cache", "Saw II" propone un juego metacinematográfico, al cuestionarse la validez de la imagen cinematográfica, y como esta nos engaña.

Por lo demás, y al igual que comenta el compañero de arriba, vi la película para comprobar que nuevas formas de asesinar (mórbido disfrute, lo sé) se inventaba el Jigsaw. Y por cierto..menudo twist final, hay que seguir la saga, pardiez..jejeje

Saludos

EKI -

Pues yo si que la disfruté, y coincido en que es mejor que la segunda incluso. Pero discrepo en una cosa: 'Sin embargo, la opresión psicológica que, en justicia, debiera ser la auténtica estrella de un film de estas características, va claudicando en beneficio del efectismo macabro'
y
'la esencia última del cine de terror de consumo: la identificación con la víctima.'

Yo no queria identificarme con la victima, en esta pelicula. Yo fui a verla con la idea de ver que retorcidas trampas les colocaba, pues para mi Saw tiene en ese efectismo macabro su gran seña de identidad y lo que le da sentido a las 2 películas.

J. P. Bango -

Yo también me sorprendo, Yojimbo.

yojimbo -

Curioso que le ponga más nota a la secuela que a la original.

Alvy Singer -

No me atrevo a verla.