Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Resaca

1) Paul Haggis repite como guionista de una película ganadora del premio más importante (que añade al de mejor guión original) y eso significa varias cosas. Una: que su siguiente película (y de Eastwood) estará en la próxima quiniela de los Oscars. Otra: que sus próximos guiones se cotizarán más que generosamente.

2) Ang Lee, gana el premio que ya merecía por Tigre y Dragón. Nunca me ha gustado excesivamente el cine de este hombre, pero sí lo encuentro diferente (y de vocación imprevisible) dentro de la ortodoxia creativa que suele definir el cine contemporáneo. Y me gusta Hulk, por supuesto, a pesar de su exagerada y ruidosa resolución.

3) El Síndrome de Connelly (el premio a la actriz que interpreta a la mujer del biografiado) le tocó esta vez a Reese Whiterspoon, esa estupenda actriz que siempre hace de si misma (desde Freeway a Election pasando por...), y que en versión original, y como bien nos cuenta REFO, suena tan, tan... En fin, hubiera sido peor si hubiera estado Renee Zellweger de por medio.

4) La pugna entre Hayao Miyazaki y Tim Burton la ganó... Nick Park. Me encantan los duelos en los que acaba ganando el juez.

5) Memorias de Kong: los premios, digamos, más técnicos se repartieron alicuotamente entre la fenomenal King Kong de Peter Jackson y la poco más que intrascendente Memorias de una Geisha, ese remake de Chicago perpetrado por el bueno de Rob Marshall que, en unos días y en forma de crítica, se asomará a éste, vuestro, blog.

6) La politización de los argumentos objeto de nominación y sus buenas dosis de denuncia socio-conspiranoica, da buena cuenta del talante progresista y necesario que define a alguno de los creadores más satisfactorios e ineludibles del actual panorama hollywoodiense. McCarthy debe estar revolviéndose en su tumba y yo me alegro, por descontado.

7) No hubo Oscar para Alberto Iglesias ni para John Williams (sorprendentemente, porque es difícil hacerlo mejor). Y tampoco para Hisaishi por su mayestática composición de El Castillo Ambulante. Claro que este último no estaba nominado. Nota del autor: no sé por qué.

8) Ya se que son causas perdidas pero no por ello debemos olvidarlas; son las preguntas sin respuesta de cada año:

¿De verdad no sería más justa la presencia de los actores y actrices en una única categoría que no diferenciara una interpretación en función del sexo de la persona que la ejecuta, tal y como ocurre, faltaría más, en el resto de categorías?

¿Por qué se consiente una categoría como mejor película de animación aceptando tácitamente que no pueden competir, de igual a igual, con el resto de películas nominadas?

¿Por qué la mayoría de las películas seleccionadas para la categoría de mejor película extranjera en lengua no inglesa desprenden un cierto tufillo antropológico? ¿Rpresenta esa selección el buen cine que se hace en el resto del mundo, más allá de la lengua de Shakespeare?

¿Se sentirá compensado George Clooney por el premio al mejor actor secundario en lo que parecía ser el año Clooney? ¿Qué opinará Jake Gyllenhall del asunto?

¿Por qué sigo escribiendo este tipo de contra-crónicas cuando año tras año me canso de manifestar que, efectivamente, no volveré a centrar mis letras en el resumen de una ceremonia mercantilista y vacua como esta, en un espectáculo televisivo y mercadotécnico que tiene que ver más con la moda y la superficialidad que con el Cine y sus variaciones gozosas?

4 comentarios

REFO -


Venga, J.P. caerá usted de nuevo. No lo niegue.

A mí también me dan de lado quién gane o no. Pero reconozco que el glamour, la gala... me hacen volver a caer cada año.

Y lo asumo.

PD: Odio a Reese y su voz asquerosa. Ayer vi a Felicity y aunque la película es lamentable se merece el Oscar mucho más que el soso papel que interpreta la Witherspoon.

Hombre Lobo -

No sé, señor N.A.D.A. Ese argumento no me convence.

Si hubiese ganado "Brokeback Mountain", a esta hora ya tendríamos a medio mundo diciendo que sólamente ganó por el "lobby gay" (¿alguien me puede explicar a mí qué significa eso?). Ahora, como perdió, resulta que la Academia está plagada de homofóbicos. Un poco de seriedad, por favor.

Debo decir que ambas posturas me parecen un poco tontas, porque equivale a negar por completo cualquier mérito artístico de la película y reducirla a una vulgar postura política, como si esta valiera por sí sola a la hora de otorgar un juicio valorativo a cualquier forma de expresión, llámese cine, literatura o lo que sea.

Claro, mi opinión solamente puede llegar hasta allí, porque de las cinco nominadas yo solamente he visto "Munich". Pero conozco a mucha gente (y no son homofóbicos, aunque ni siquiera debería tener que decirlo) que estaban seguros de que "Brokeback.." iba a ganar, aunque el premio se lo merecía "Crash" o "Buenos noches y buena suerte".

En fin, es lo que hay.

N.A.D.A. -

Oscars, va, "Brokeback to the Mountain" gano Venecia con todo merecido. Los metieron en las nominaciones de la academia para aparentar tolerancia y apertura...sueñen con esos valores gringos, Oscars va...Cannes, Goya, Venecia, Berlin hay mas que Hollywood.

John Trent -

Ya me estoy cansado de decirlo pero...Crash es una obra maestra y su premio fue una grata sorpresa, aunque la verdad que estos premios cada vez me importan menos.