Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Escorto, Día 1: Primera tanda

Dejo para otro día el reportaje de todo (bueno, no todo) lo que sucede en los márgenes del desarrollo de este Festival (hacia cuyos responsables, de otro lado, solo caben elogios), para centrarme en una primera reflexión sobre lo que aquí se ve (algunos fragmentos de buen Cine) y siente.

Sección oficial (primera tanda):

Cosas que pasan” de Ramón López Bello. Una historia sobre el destino y sus servidumbres protagonizada por dos personajes supervivientes de un hábitat que, por momentos, parece cuestionarlos. El corto se sostiene, a todas luces, en el trabajo cómplice y espontáneo (hasta ahora lo más natural visto en Escorto) de sus dos protagonistas, sin duda alguna, el aspecto más destacable de un relato que saca un gran partido a su aparente austeridad técnica.

En su corto “Sur”, Manuel García Román propone el fin de un sueño revolucionario sobre la piel y neuronas de uno de los últimos elementos subversivos que se oponen al sistema dominante: el punto de partido resulta de lo más sugerente si bien el desarrollo degenera de una especie de bucle de corte existencial (representando en la huida ¿metafórica?) en el que se ve atrapado su protagonista. Su atmósfera (opresiva) y su fotografía, se rebelan excelentes

En "Botellón", Tomas Silberman realiza una tesis de la soledad enfrentando a su protagonista a la sociedad que la rodea. El botellón no ejerce sino de contexto de una historia en la que únicamente la actriz principal parece estar a la altura del nivel dramático que el desarrollo del argumento exige. La contención del último plano y en esencia, la culminación del climax, son ciertamente, estremecedores y justifican, ya de por sí, su inclusión en la Sección Oficial. Huele a premio para su protagonista femenina.


Casa” de Manuel Sánchez: atmósfera, suspense y un gran conocimiento del espacio fílmico sobresalen en esta historia corta (es decir, cortísima) cuya transgresión argumental se consolida con su abrupto y aparatoso final. Merece una segunda revisión.

Hiyab”: El toque social de la tarde lo puso este Hiyab de Xabi Sala, un corto apoyado en la mirada de su dos protagonistas femeninas, en especial de la joven Lorena Rosado, y en la denuncia del fingimiento social que sostiene los cimientos de ésta, tantas veces hipócrita, sociedad. Se divide en dos partes: una, introductoria, que determina el posicionamiento moral de la historia (sostenida enteramente por un diálogo más que aclarador) y la otra, concluyente, definida por un cruce de miradas y actitudes que pone un brillante colofón a este (buen) corto realista.

0 comentarios