Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Escorto, Dia 1: Segunda tanda

Dos Veces” de Joseba Fuentes es… es..., ejem, un corto (algo largo) eminentemente dialéctico que sobrevuela por la crisis de una pareja a un solo paso del divorcio. Su guión se ve afectado de una cierta gravedad existencial a pesar de lo aparentemente inocuo de su punto de partida (un repaso existencial del día en que la pareja se conoció). Su duración, claramente, excesiva subvierte cualquier otra valoración distinta a la reprimenda.   

 Enganchados”, de Iñaki Ibisate: Tercera historia social de la tarde, esta vez, tomando como leitmotiv la relación de un padre cuyo  hijo accidentado demanda, ineluctablemente, una dosis de droga más. Es un corto intenso, que permite el lucimiento del actor, pero que no acaba de tomar partido por alguno de los estilos narrativos que propone (contrasta sobremanera, los momentos más dramáticos con alguna de sus transiciones, digamos, festivas). Contundente pero irregular.   

Sintonía”.  La sorpresa positiva de la tarde la protagonizó este Sintonía de Jose Mari Goneaga cuya complicidad y dinamismo castigó las mandíbulas de una platea que no paró de reír y sonreír durante buena parte de la proyección. Le sobra un minuto pero, en absoluto, talento, y demuestra, sin ninguna duda, lo bien que puede hacerse cuando historia y estilo narrativo “sintonizan” sí o sí. Un gran corto (excelentemente dirigido) que debería llevarse alguna mención. 

El corazón Delator”: La voz  de ultratumba de Bela Lugosi y un monólogo de corte evocador-pasional, sostienen este arriesgado y umbroso corto de animación de Raúl García que homenajea el espíritu de Edgar Allan Poe acercándolo a propuestas narrativas esencialmente modernas. Su voluntad expresionista contrasta con la poca movilidad de unos personajes castrados, se imagina, por la escasez presupuestaria/técnica. Pese a todo: una cinta ineludible en cualquier Sección Oficial que se precie.  

Regular” de Alfonso Nogueroles: regular, sí, resulta este corto documental que pone voz y rostro a una historia que contrapone ambición con desilusión, objetivo de vida con frustración. La búsqueda de uno mismo en contraste con las exigencias que ofrece la propia Realidad se muestran en este interesante y dinámico documento que sobresale, por encima de todo, por su montaje.  

Nota: se proyectaron en Secciones Paralelas los cortos de Ivan Sainz Pardo, El Laberinto de Simone (el mejor corto que uno recuerda haber visto en años y que merecerá una especial atención en este Cronicón Cinéfilo) y de Miguel Á. Refoyo, El Límite, cuya valoración podéis leer pulsando el siguiente enlace 

Seguimos.

1 comentario

JORGE C. DORADO -

Bango, soy Jorge C. Dorado co-director de La Guerra. GRACIAS tu critica es maravillosa. Es una placer ver como la gente se fija tan al detalle en nuestro trabajo.
lineasdefuego@yahoo.es