Blogia
El Cronicón Cinéfilo

La (Contra)Crónica Oficial de Escorto’06 (I)

Uno llegó a El Escorial azorado por más de una duda, algunas de ellas afectadas de cierta gravedad, y de otras menores que cuestionaban mi presencia en un evento donde lo que menos hacía falta, a priori, era un escritor petulante sin apenas relación con el mundo del corto...

A mi regreso, encontré mi coche humeante en una cuneta y una impertinente sensación de vacío. Mientras llegaba la grúa, aproveché para leer alguna de las notas contenidas en mi libreta roja (así de románticos somos, qué se la va a hacer); eran los restos de un fin de semana, definitivamente, mítico que hoy -casi en bruto- me apresto a compartir con vosotros en lo que ya es la (contra)Crónica Oficial de Escorto'06


1
No hay televisión ni medios: la publicidad brilla por su ausencia, igual que los sueldos. Pero existen personas que quieren Hacerlo y lo Hacen. El Cine vuelve a hacer el milagro de conciliar voluntades y esfuerzos a merced de una Historia. Y esta Historia es bonita: lo saben todos lo que se escudan tras ella. Para forjarla, quedan por delante tres días ilusionantes.


2
Me encuentro a Raúl en el hotel. Su rostro presenta notables signos de lasitud que, cortésmente, trata de disimular mientras me saluda. A Raúl lo conocí hace poco más de un año por mediación indirecta de John Carpenter, y no tardó en rebelárseme como un cinéfilo pasional y locuaz, poseedor de un talento incontenible para la (re)creación de historias, algunas de las cuales, encima, sabía filmar. El éxito le espera al otro lado de la esquina pero, mientras tanto, exhibe sus dotes para la organización. Es, sin duda alguna, la persona más sincera que he tenido por suerte en conocer en años pero esta vez exagera agradeciendo -fervientemente- mi presencia en El Escorial. Buena parte de lo que aquí suceda será por su culpa. Ahora sé que su rostro no esgrime cansancio sino responsabilidad.


3
Víctor coloca el último de los carteles a la entrada de la Casa de la Cultura de El Escorial. Es un tipo de una amabilidad y educación exageradas, cuya personalidad desnuda Javier Batanero, con su habitual elocuencia, cuando lo presenta al público momentos antes de exhibir su Spot promocional: "es el tipo más 'limpio' que he conocido". Su corto termina por definirlo: es humilde y ama al Cine. No hay duda de que el Festival se sostiene por el amor que profesan hacia al Cine aquéllos que se ocultan tras los créditos. Estoy disfrutando de esta nueva versión de la palabra altruismo y eso que acabo de llegar.


4
Coti, embriagado de preocupación como el padre que espera un retoño en las puertas de un paritorio, repasa mentalmente y sin disimulo todos aquellos factores que, unidos, podrían convertir en un fracaso una convocatoria cuyas singularidades se llevan gestando durante meses. Es la segunda persona que agradece mi presencia en poco más de una hora: definitivamente, estos tres días se me pasarán volando.


5
No llueve y el público acude solícito a disfrutar del evento. Es el primer día y se respira un ambiente más que agradable. Nadie se atreve a explicitarlo pero ya se huele el éxito. ¿Los cortos de la Sección Oficial? Bien, gracias.


6

Río, estruendosamente, por las ocurrencias de un Jim-Box que no tarda en ganarse al público, aun sin su presencia, con dos spots deliciosos y surrealistas. El segundo de ellos, "el del gato", termina por desencajar una mandíbula, la mía, del todo punto inhabituada a semejantes esfuerzos onanistas. Definitivamente, me estoy volviendo blando.


7
Me siento ofendido por la innecesaria duración de uno de los cortos proyectados en la Sección Oficial. Deseo -aleccionado por la ironía- que su título, Dos Veces, no lleve aparejada la exigencia de tener que verlo otra vez.


8
La hora de la bruja y aprieta el hambre. Es jueves y debería estar en la cama contando quimeras. Sin embargo, espero a que llegue mi cena al mismo tiempo que otros comienzan a degustar “lacuatrohuevos”. Huele a Cine en el Dos de Mayo: los que se conocían comienzan a contarse batallitas inéditas. Los demás, comprendemos que estamos en el mismo barco. Cada vez se ven menos nervios. El siguiente aplauso es para mi hamburguesa.



9
Uno, que no es mal orador, sin embargo, se mantiene a la expectativa de cualquier conversación a la que no haya sido invitado. Mi trabajo es observar y observo, renunciando a mi propia opinión, aunque duele, alimentándome, para compensar, del entusiasmo colectivo que parece sostener todo el evento; haciéndome partícipe, decía, de ese "buenrrollismo" que, atinadamente, define REFO segundos antes de pedir su cuarta cerveza. La noche no ha hecho nada más que empezar.


10
Puedo cortar el sueño: así de denso es.

1 comentario

Raúl Cerezo -

IMPRESIONANTE ¿te enteras? Pues que se entere también el del fondo: IMPRESIONANTE.

Escorto sin cronicón no sería Escorto, ni lo será si sigue existiendo (QUE AÚN NO LO SÉ).

Se te quiere, de veras.