Blogia
El Cronicón Cinéfilo

La (Contra)Crónica Oficial de Escorto’06 (II)

11
Tres horas durmiendo y al tajo. ¡Y el tajo divierte! Igual que una sala de prensa que, sin duda, es la auténtica revelación del Festival. A mi lado: David escribe a tres dedos (con inusitada rapidez) una crónica para su web. Lleva dos días demostrándome que el séptimo de sus vicios no es sino el primero disfrazado de pasión y constancia. En Granada aun no lo saben: pero les ha nacido una estrella.


12

Me divierte el final absolutamente despechado de ese gran corto de animación que es Broken Wire. Su presencia en la Sección Informativa me sugiere la idea del difícil trabajo de los seleccionadores a pesar de que, durante todos estos días, no se ha dejado de comentar la ausencia de calidad (global) de buena parte de los cuatrocientos trabajos presentados. No lo dudo: pero los asistentes del turno de tarde se han perdido cuatro grandes cortos... y un chiste animado en 3D, por cierto, con un final sumamente jocoso... ¡Pobre gato!


13
Trato de mantenerme a buen recaudo de una conversación de ascendencia freakie, intentando participar lo menos posible para no sabotear su esencia. Pero resulta una hazaña imposible en esta reunión de cinéfilos locuaces financiada por la complicidad. Hablamos de McTiernan como si lo hiciéramos de Hawks. Es una conversación nostálgica de claros tintes vindicativos y, claro, pienso en Godard alabando a Hitchcock, a contracorriente, a finales de los años 50. Pero ahí acaba la entelequia: ni McTiernan ni Shyalaman son Hitchcock por mucho que nos empeñemos.


14

Los que eran muchos ahora son más. Batanero ya tiene el quórum mínimo que sus ocurrencias exigen. El running gag del "pianista" comienza a dar sus primeros frutos... algunos de ellos descollantes. La tarde, ya veis, pasa de un suspiro mezclando Cine y comicidad. Todo el que ha venido a Escorto se lo pasa bien. El éxito ha dejado de ser una quimera.


15
Los descansos nos sirven para poner rostro a mitos de la blogosfera y/o foreros. Ninguno de nosotros lo sabe pero formamos parte de una casta intelectual que pronto sobrepasará los límites virtuales. Entretanto, aparece Queco, sin poder ocultar su acento 'zaragozÁno', amenazando con su presencia en la gala del Domingo, no sin antes advertirnos nada más llegar... que pronto tendrá que irse. Álvaro, sin embargo, sí disfruta del momento preguntándome por la Cena. "Cenaremos... Después de la Guerra, naturalmente".


16
Todos (tanto los que la han visto como los que no) se muestran sorprendidos de las bondades y virtudes de uno de los hitos de nuestro Cine: La Cabina. Pero yo me quedo con el debate: todas las aportaciones (público incluido) han sido brillantes (y respetuosas). El buen rollo, sin duda alguna, es contagioso.



17
El público contiene la respiración durante los nueve minutos y medio que dura esta Guerra firmada a dos manos por Luiso Berdejo y Jorge C. Dorado. La pantalla grande intensifica su aura mítica... y contundencia. Ya nadie se acuerda de cenar. Definitivamente, debería ser asignatura obligatoria en los colegios.



18
Mi pelea esta vez es contra una cena que, sin embargo, los demás engullen entusiasmados. Alguno de los platos que más detesto: tortilla de patata, morcilla y lengua (suponemos que en homenaje a Raúl Cerezo) acaban de invadir mi espacio proxémico. Me cuesta disimular mi rechazo hacia una comida que, sin embargo, ha conquistado a la concurrencia. Me hubiera sentido sólo en esta contienda contra mis propios gustos sin todas esas conversaciones apasionadas... El Cine, categóricamente, sirve para derribar cualquier prejuicio.


19
A todo esto, REFO necesita, urgentemente, un implante quirúrgico de aires cronenbergianos para poder resolver una dicotomía de indudable raigambre existencialista: y es que, o le faltan manos... o le sobran cervezas.


20
La vigilia y el sueño entablan una pequeña disputa minutos antes de disfrutar de una auténtica "marea" de emociones, singularizada en un pase de prensa improvisado y selecto que tiene a bien regalarnos, de primera mano, el bueno de Iván. Ya no me importa el desvelo. Escorto ya forma parte de mis recuerdos imperecederos. Esta vez las gracias me toca darlas a mí.

8 comentarios

AL -

:) muy buena, voy a leer la 3ª.

Abrazos para todos

Raúl Cerezo -

Esto es LA PUTA HOSTIA. Por Dios, cuelga la tercera. La necesito, aunque me repugnará que se acabe.

Fíjate qué horas y me das el disgusto de no haberla colgado.

Dale.

Abrazo fortaco.

IVAN -

Esta contracrónica es una delicia.

J. P. Bango -

REFO, necesitaba a alguien para el Running Gag, jajaja. Prometo compensarte por el desperfecto.

Mientras tanto, un saludo a todos y hasta la próxima: no será la última vez que nos volvamos a reunir.

REFO -

Jajajaja...

Qué cabrón. Al final, me vais a crear una fama de dipsomano que no me voy a poder quitar a lo largo de mi carrera.

Pero oye, que me quiten lo 'bailao'.

Yo me lo pasé de muerte. estaría varios meses allí, con vosotros, aportando y absorbiendo ese 'buenrrollismo' con todos vosotros.

Un abrazo.

PD: Sigo recordando con gracia esa mítica presentación, amigo. "Hola, buenas, soy J.P. BANGO", en plan crepuscular western moderno de John Carpenter.

Quecó -

Siyó notén goacén tó!!

wild zero -

Me ha emocionado mucho leer tu (contra)crónica. Y por lo que me toca, agradezco eternamente las alusiones cariñosas a mi persona.

Raúl Cerezo -

MÁS, MÁS, MÁS!