Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Rata de Túnel de J.M. Asensio: De conquistas y de intentos

Un tipo necesitado de dinero se sumerge en el interior de un conducto con vistas a obtener del otro lado una codiciada recompensa.

 


 

El minimalismo llevado a la máxima expresión también puede dar como resultado, ya veis, una obra de género de ladrones ambiciosos y venganzas impostadas, en un contexto controlado (un túnel que da acceso a un trofeo que se anhela) que intensifica el sentido claustrofóbico que define a un corto cuya naturaleza lo proyecta hacia un desenlace que no podía ser de otra manera que sorprendente.

Una vez que se asiste a ese final, el espectador no tarda en darse cuenta, sin embargo, de que el verdadero leitmotiv de este Rata de Túnel no se encuentra en su desenlace sino en el interior de un conducto angosto y condenadamente largo que provoca la degradación psíquica de un sujeto que, de repente, siente su propia supervivencia amenazada tras la mediación de un no menos previsible cambio de fortuna. Es, pues, la claustrofobia cinematografiada (propia de films como El Zulo, Cube, The Hole o El Ascensor) y las consecuencias dramáticas que la delimitan, los elementos conceptuales protagonistas de esta curiosa cinta de bajo presupuesto y modestas intenciones que también sabe funcionar como parábola en tanto ladrón y cortometrajista se saben víctimas propiciatorias no ya de un túnel agobiante que parece no tener fin, sino de las exigencias que acarrea una meta para cuyo cumplimiento se ha destinado, ahí es nada, tiempo, dinero y, por qué no, el sudor de aquel al que no le queda otro remedio que reptar en un oscuro túnel de índole existencial... sin saber si en el otro lado encontrará o no lo que ansía.

 


 

La lasitud de medios que define a esta película corta, en fin, lo parece menos ante la existencia de un trabajo claramente planificado en el que destaca sobremanera la eficacia del montaje y la utilización narrativa de los contados elementos objetuales de los que se nutre: a) una botella de agua; b) un reloj de pulsera; c) una linterna refulgente; b) unas prendas de las que el protagonista no tardará en deshacerse...; todo con vistas a incrementar la situación de opresión a la que se ve abocado el protagonista (no lo he dicho: también director del corto) que culminará con una extraordinaria secuencia, en gozoso formato mini-dv, en el que el cuerpo y la desesperación del protagonista se convierten en una especie de feto a punto de salir de un agujero, una especie de útero, que lo ha convertido, decididamente, en un nuevo ser.

Cinta de bajo presupuesto pues, realizada con una escasez técnica del todo punto reseñable, ejemplo paradigmático de utilización de los recursos de producción (en especial de la luz y el sonido) como fuente narrativa, cortometraje de sabor agobiante y texturas románticas..., Rata de Túnel de J.M. Asensio se rebela como una ejercicio de estilo notable, angustioso, sincopado, cuyo resultado final, ahí es nada, se rebela imparable, incluso sedicioso al renunciar a la potencialidad de su discurso moral y ubicarlo, conscientemente y sin otra pretensión, en el infravalorado mundillo de los subgéneros, renovando, claro que sí, la esperanza de seguir creyendo en un Cine eminentemente artesanal, gozosamente lúdico.

Un corto más que recomendable.

Lo más destacado: la atmósfera pretendidamente diacrónica, cuando no aleatoria, del que es sin duda el mejor pasaje del corto: la transformación casi licantrópica a la que se somete el protagonista en pleno ataque de ansiedad momentos antes de confirmar la certeza de su degradación.

Lo menos destacado: una única pregunta cuya respuesta no se motiva lo suficiente: ¿por qué el protagonista no opta, en ningún momento, por darse la vuelta?

Calificación: 7,5

3 comentarios

Luis Alboreca -

Totalmente de acuerdo con la reseña. Muy bien escrito y argumentada.

J. P. Bango -

Si. Bueno. Lo cierto es que espero el jamón ;)

No. En serio. El nivelazo está en Rata de Túnel: nunca tan pocos medios dieron para tanto.

Bueno. Salvo Asalto a la Comisaría del Distrito 13.

Saludos, camarada.


J. M. Asensio -

Qué nivelazo, Bango... Agradezco enormemente tus palabras y sobre todo el 7'5 que me pones (yo en el cole siempre fui de notables).

Te enviaré el jamón lo antes posible, jajaja.

¡Un abrazo!

JM Asensio
www.ratadetunel.com