Blogia
El Cronicón Cinéfilo

De gozos, pozos e injusticias

a)      Bien. Esta vez no habrá ensañamiento. El propio Scorsese es el primero en saber que su premio es exagerado, impropio, en cierto modo, una especie de provocación. Más que nada porque este año se habrán estrenado más de una veintena de películas mejores que la suya. Ron Howard, director de la vilipendiada Una Mente Maravillosa y miembro, como aquél, de la generación de los setenta (aunque en su faceta como actor), al fin podrá descansar tranquilo: ya hay alguien que lo puede hacer peor... y demostrarlo. Además era predecible: por eso subieron a entregárselo Coppola, Lucas y Spielberg. Para justificar su presencia, se presentaron ganadores de anteriores ediciones. A lo que Lucas preguntó: “Entonces, ¿qué hago yo aquí?”. González-Iñarritu sabía la respuesta pero trataba de mantener la calma (y la deportividad) esperando, goloso, el premio a la mejor película.

 

b)      Aquí se sorprendió hasta Scorsese. Su película se había hecho un hueco en el firmamento cinematográfico. Ya no lo recordarán por ser el director de Malas Calles, Taxi Driver, Toro Salvaje, Godfellas, Casino o Gangs of New York... sino por ser el responsable del primer remake de una cinta hongkonesa que logra ganar el Oscar a la mejor película. Iñarritu volvía a la realidad: Estados Unidos todavía no está preparado para que un mexicano triunfe, sin discusión, en su ceremonia más universal. Paciencia. Con Scorsese ya obtuvieron recompensa todos los que se lo merecían. Nicholson, mientras tanto, se descojonaba.

 

c)       Para entonces, ya veis, The Departed ya se había llevado dos premios más: El de montaje que fue para Telma Schoonmaker, habitual de Scorsese y de los Oscars y viuda del gran Michale Powell; y William Monahan, que se llevó el Oscar al mejor guión adaptado...  [risas enlatadas]

 

d)      Por supuesto: no había habido ninguna sorpresa destacable en toda la noche. Ganó Helen Mirren por su papel de Reina de Inglaterra, unos meses después de haber encarnado para la pequeña pantalla el papel de Elizabeth I, y veinticinco años después de interpretado a Morgana con mayor ardor que contención. El momento hilarante de la noche, sin embargo, estaba por venir: y es que todas las actrices disfrutaron de su correspondiente recordatorio audiovisual con la forma de un fragmento representativo de su labor en los filmes... a excepción de Penélope Cruz, a la que recordarón, sí, en un momento de su película ciertamente castrador: el playback del “Volver” de Estrella Morente... Nadie pudo contener la sonrisa.

 

e)      Como tampoco lo hizo Al Gore, el segundo ganador de la noche, con una cuota de pantalla solo comparable a la de la presentadora, Ellen Degeneres (más adusta de lo esperado) y a la de Jack Nicholson (que, por supuesto, seguía descojonándose). Gore hizo campaña y ecologismo: nos recordó nuestro futuro sonrojante y su verborrea imparable, y olvidó al lado de los suyos lo mal que le supo perder... en los tribunales. Perdió, por cierto, Jesus Camp, un documental acojonante y acongojante, una suerte de terror en formato docudramático muy en la linea de los mejores trabajos de Michael Moore.

 

f)        Los españoles bien, gracias. Ni Borja (Cobeaga) ni Javier (Fesser y Navarrete) ganaron pero sí lo hicieron la dirección artística y el maquillaje de El laberinto del Fauno. Esto es más que meritorio. Primero, por ser una producción española. Segundo, y visto lo visto, por ser una producción mexicana.

 

Ellos se lo pierden, claro.

 

 

7 comentarios

John Trent -

Tanto la presencia de Lucas, Spielberg y Coppola para entrar un premio, como la presencia de Al Gore para entregar otro, eran tan obvios que se tornaban grotescos.

Mucho politiqueo y favoritismos en esta edicion, como en otras tantas. Pero ¿supone esto alguna novedad?.

Scorsese merecia un Oscar, o varios, pero por otras tantas peliculas anteriores, y no por esta. Y es que Infiltrados, en lo formal, es una buena pelicula: bien realizada, bien interpretada, bien montada, buena factura...pero ¿no se han dado cuenta que se trata de un remake, con momentos mimeticos, de una pelicula reciente?. En mi opinion, esto la despoja de gran parte del merito real de la propuesta.

Saludos.

J. P. Bango -

Mierda. Tienes razón. Dije que ya se lo habían dado a todos lo que lo merecían: y me olvidé de Carpenter...

Y de Cronenberg, ay.

No odio tanto la película de Scorsese pero me jode, sobremanera, que un reconocimiento mercadotécnico como este, se otorgue de manera tan gratuita. Y precisamente a Scorsese: que sigue siendo uno de los grandes.

Y eso no es justo. Por supuesto, subjetivamente hablando.

Coincido, ya lo sabéis todos, con Jordi en mi defensa de Hijos de los Hombres como una de las películas del año. Por eso, y por algún desprecio más que se dio en la ceremonia, no me gustó nada esa autorreivindicación norteamericana para con sus vecinos del sur.

Precisamente porque este era su año: y no dejaron que lo fuera.

Saludos, camaradas.




REFO -

¿Se imagina que un año de estos le dan el Honorífico a Carpenter? jajajajajaja... Yo tampoco.

Un fuerte abrazo.

REFO -

¿Hablar de injusticias es un tanto arriesgado? Por ejemplo, para mí, no lo ha sido. Porque me encanta THE DEPARTED. Porque Scorsese se lo merecía no ya por ésta sino por toda su filmografía. Subjetivamente, para usted que odia profundamente la película, igual, pero... en cualquier caso, medir históricamente a alguien por los Oscar es absurdo.

Todavíame sigo cagando en la tumba de Jessica Tandy por quitarle el Oscar a Michelle Pfeiffer o Daniel Day Lewis por magárselo a Tom Cruise. Son cosas que pasan ¿Era mejor 'Una mente maravillosa' para que Ron Howard ganara a Lynch o a Altman? ¿Apestaba Gladiator? ¿Forrest Gump?

Son los Oscar.

Jordi -

Corrijo: Sir Peter O'Toole ya tiene un honorífico. En cualquier caso, si nos pusieramos a pensar seguro que saldrían algunos nombres más.

Jordi -

Estoy muy de acuerdo en tu segundo párrafo y en el segundo párrafo de Alex. A mi The Departed me parece una película interesante, pero desde luego queda muy lejos de la mejor obra de Scorsese. No tiene sentido que, con todo lo hecho hasta la fecha, se le premie por su película menos original y no por joyas como Toro Salvaje o Taxi Driver.

Creo, en general, que la mejor película del año no estaba entre las cinco nominadas (y señalo con el dedo: "Hijos de los hombres") y, en cualquier caso y a raíz del comentario de Alex, creo que Babel es una película consecuente con el propósito de Iñarritu. Es decir, su objetivo era cerrar una trilogía del dolor o sobre la condición humana o los veinte mil nombres mal que se le ha puesto. Y aunque "Babel" sea inferior a sus dos hermanas, no deja de ser un muy valioso retrato de la incomunicación humana en un mundo globalizado. Quiero decir, que no tenía sentido que hiciera algo completamente distinto si no era su intención.

Terminaré con dos apuntes:

1.Los Oscar son injustos, casi siempre lo han sido. Si por mí fuera, casi hubiera preferido que Scorsese, al que admiro, formara parte de ese grupo de directores "malditos" compuesto entre otros por Kubrick o Hitchcock.

2. Una prueba más de esa injusticia es la incredulidad que genera el comprobar que Ennio Morricone nunca había ganado un Oscar a la mejor Banda Sonora. Vamos, es para que se les caiga la cara de vergüenza. Una vez más, la Academia arregla el desaguisado con un Oscar Honorífico. Y por cierto, tendrán que darse prisa en dárselo a Peter O'Toole antes de que la guiñe.

Alex -

Vale, "the departed" no será una peli genial, pero aun menos Babel, que iñarritu ya cansa, clonándose a si mismo (y cada vez peor) y llegándo a ser más cansino y previsible que kimkiduk.

Además, porqué siempre insistir en lo mismo? es que no se sabe ya de qué van los oscar? No se trata de premiar a la mejor pelicula..