Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Escorto, día 3: Sección Oficial Cortos

En Lo importante de Alauda ("Clases Particulares") Ruiz de Azúa, "lo importante" no es ganar sino participar y el Capello de turno no es sino un Antonio Resines interpretando a su propio arquetipo. Previsible incluso en su twist final, supone -para quien esto escribe- una de las grandes decepciones del Festival.

 

Padam de José Manuel Carrasco, ofrece todo lo contrario: una gran interpretación femenina, un montaje frenético, y un gusto imparable por el ritmo incluso en un corto como este, esencialmente existencial y romántico, con reminiscencias sociales, y con pocas aureolas de pretensión. No hay mucho más pero es suficiente no ya para contentar a la audiencia sino para no ser causa de una deserción imparable. Regular.

Violeta, la pescadora del mar negro de Marc Riba y Anna Solanas: lóbrego y sobrecogedor corto de animación en stop-motion, cuya negritud y valentía formal haría palidecer incluso al lado más oscuro de Tim Burton. Contundente y brutal incluso en sus escenas menos perniciosas, se revela como un cortometraje insano, amoral, arisco; una rara simbiosis en la que el fondo, forma y duración van de la mano para construir uno de los mejores cortos de animación del año.

Temporada 92-92 de Alejandro Marzoa se concibe como una especie de Sketch televisivo en torno a una de las grandes verdades de la afición futbolera: su incorruptibilidad. Con semejante excusa, los protagonistas se advienen a enfrentarse en un duelo (dialéctico pero fraternal) que pondrá a prueba incluso a su amistad. No tardarán en descubrir que el poder demiúrgico del fútbol no tardará en ponerse de su lado. Una historia que no interesó a casi nadie y aburrió a todos los demás.

Traumalogía de Daniel Sánchez Arévalo: bien fotografiado y mejor interpretado: un corto en el mejor sentido de la palabra, con una excusa argumental que pronto deja de serlo para convertirse en el epicentro de todo un entramado de relaciones y convenciones saboteadas, con la Familia, como concepto, y las servidumbres que de ella se derivan, como leitmotiv argumental. Sin renunciar al humor (más o menos negro en función de lo cerca que estén o no del padre enfermo) o al drama (propio de su génesis argumental), su visionado se complementa con un buen número de referencias –intertextualizaciones- cinéfilas, al compás del buen pulso narrativo de un director, aquí extraordinariamente competente, como Daniel Sanchez Arévalo, en su regreso al formato corto. Sobresaliente.

Garto de Luis Gómez es un ejercicio de estilo que aparte de mostrar las aptitudes animadoras del equipo técnico y un cierto tufillo evocador de ciertos cortometrajes hollywoodienses, se conforma con contar una historia que no lo es, un par de secuencias más o menos dinámicas, y un cierto halo de intrascendencia. No hay historia pero sí talento para la animación. Demasiado poco, claro, para una Sección Oficial.

6 comentarios

Tonio L. Alarcón -

Es verdad... Un muy buen corto que habría encajado perfectamente en la selección oficial.

J.P. Bango -

"Violeta" y "Traumología" fueron palabras mayores. Como también lo fue "Vestido Nuevo": claro que ese solo lo vimos unos cuantos...

Tonio L. Alarcón -

Para el menda, lo mejorcito del festival, "Traumalogía" y "Violeta". Y sí, "Temporada 92-93" me interesó por sus dos pedazo de actores. Quizás me tiran mis experiencias gallegas...

J.P. Bango -

jiji! Y más tendrás, compañero. No tardará en venir la contracrónica.

Cerezo -

Bango...QUIERO MÁS!

Henrique -

A mi si me interesó esa batalla dialéctica de Marzoa. Trato de ser objetivo con la procedencia del corto.