Blogia
El Cronicón Cinéfilo

La Noche de Halloween: La geometría del terror posmoderno (V). El contrapunto del mal

4. El Contrapunto del Mal

Si aceptamos que Myers es el Mal, Laurie representa al contrapunto benigno. En este juego metafórico planteado por Carpenter, la única manera de combatir el Mal como abstracción es a través del Bien (también como abstracción) personificada en la figura de Laurie, una joven de comportamiento recatado y precavido que es capaz de enfrentarse a Myers (incluso con una percha) y aunque no lo derrota, sí logra contenerlo. Y es que Laurie goza de la misma inmunidad del propio Myers como bien demuestra cuando sobrevive a la primera de sus embestidas (que, extrañamente, Myers yerra) y a una violenta caída por el hueco de una escalera, así como al resto de los ataques de The Shape, demostrando al Mal que es más que una digna oponente, la piedra angular que equilibra la balanza.

 


 

La condición virginal de la joven Laurie vuelve a ser utilizada por los imitadores del film de Carpenter, para construir un arquetipo heroico alrededor del cual se fundan las esperanzas de la comunidad atacada para combatir a aquellos que la transgreden y atacan. Sin embargo, y tal como el propio Carpenter insinúa, la virginidad de Laurie no tiene otra significación que la propia casualidad, si bien, posteriormente, el propio cineasta llega a afirmar que dicha cualidad eleva los niveles de la autodefensa de Laurie, la hace más enérgica y poderosa, precisamente, al liberar los efluvios generados por su represión sexual.

En fin, en este duelo de antagónicos, el Dr. Loomis, tercer vórtice de este juego de metáforas, no es sino un personaje secundario, una especie de narrador intrascendente que cuenta la historia pero apenas si participa de ella (1), nada más que para aclarar algún que otro concepto argumental (el macguffin que satisface al público menos exigente) o para dar por concluida la función, pistola en mano. También por esto, su parentesco con Van Helsing es más que evidente, aunque haya que encontrar otro referente más cercano y que su propio apellido sugiere, en el detective protagonista de Psicosis, cuya gabardina también hereda nuestro amigo el doctor, interpretado, por cierto, con algún deje apático por Donald Pleasence, en un papel menor en su carrera que, sin embargo, terminó por convertirse en icónico.



[1] Un arquetipo habitual en las películas de Carpenter y cuya presencia le sirve a Carpenter para narrar su siguiente película, La Niebla, a modo de cuento.

1 comentario

Javi M. -

Buenas.

Nos encantan tus artículos y nos preguntamos si te apetecería colaborar en nuestro magazine. Puedes respondernos al mail adjunto.

¡Un saludo!