Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Carpenter revivido

Parece que no va a volver nunca pero sus seguidores no dejamos de intuirlo en la mitad de las producciones de cine fantástico actuales. Con un agravante: sus imitadores ya no ofrecen coartada alguna ni mucho menos una máscara. Ahí nos queda The Mist, extraordinaria película de Frank Darabont, repleta de momentos plenamente carpenterianos, incluida su obsesiva fijación por Lovecraft. Pero, ocurre lo mismo con Shyamalan y El Incidente, una película imperfecta pero llena de jugosos matices y secuencias a la altura de los más grandes, especialmente de Tourneur o Alfred Hitchcock, que también acoje sustratos del Cine de Carpenter, especialmente relacionados con su espíritu. El colofón lo pone Doomsday (una cinta que dará que hablar -negativamente- pero que yo defenderé a capa y espada), la última película del gran Neil Marshall, en la obra-homenaje-a-carpenter por excelencia, repleta de un sinfín alusiones a su cine (especialmente a 1997... Rescate en nueva york), a su persona (uno de los personajes se llama Carpenter) o a los props que alguno de sus personajes (como el parche del ojo de la protagonista de evidentes reminiscencias snakepliskkianas) haría universal.

El Cine continúa su perpetuo proceso de fagocitación asimilando los dejes de aquellos que lo hicieron grande. Y Carpenter siempre fue uno de ellos. Como Hawks. Otro que debiera sentirse orgulloso de todo esto.

 

4 comentarios

J. P. Bango -

Ganas moderadas, que luego pasa lo que con Indy.

La verdad es que se ha pasado tres pueblos y que no deja indiferente. A los nostálgicos -como éste que escribe- les gustará. El resto también podrá disfrutar del espíritu de Carpenter... revivido.

Jordi -

Me llevé una más que agradable sorpresa con "The Descent" y aún tengo pendiente "Dog Soldiers". Esperaremos con ganas "Doomsday".

Dr Zito -

Pero si hay un momento hasta en el que imita la musica de Rescate!

Hernán -

A la espera de Doomsday, entonces... Y de cualquier otro film que fagocite la carne de los grandes! (con talento, claro; que no sea cosa de homenajear solamente).
Saludos y hasta pronto.