Blogia
El Cronicón Cinéfilo

Mirrors (Reflejos) de Alexander Aja.

No deja de sorprender el acomodo creativo en el que se ha visto envuelto el último trabajo de Alexander Aja, otrora adalid de la regeneración del porno-terror europeo: actualización posmoderna del survival-horror de los 70 convenientemente almibarado con no pocas dosis de violencia, clímax y supuesto sello de autor. Mirrors (Reflejos) no solo echa por tierra cualquier vínculo con la transgresión (algo que, con decenas de objeciones –incluida la autocomplacencia -, si caracterizaba sus dos trabajos previos) sino que aleja a Aja, suponemos que no de forma irremediable, del Cine de alguno de sus coetáneos (especialmente de Frabrice Du Weitz) al mismo tiempo que lo acerca, peligrosamente, al de alguno de sus compatriotas como Xavier Gens o Christopher Gans (permitidme el juego de palabras), eminentes socios del Club de los Formalistas con poco que decir... y menos garra.


Mirrors decepciona en cuanto a lo que algunos quisiéramos que fuera (la confirmación definitiva de Aja como pope del cine de terror moderno) pero no lo hace en cuanto a lo que es (y a lo que quiere ser), es decir, un competente cuento de fantasmas, de inspiración oriental y factura hollywoodiense en torno a un policía deprimido (lo habitual en el género), exiliado de si mismo (y de su familia) como vigilante de seguridad de un centro comercial abandonado, repleto de rincones oscuros, tuberías rotas y espejos custodios de una cruel execración.

Repleto de servidumbres más o menos comercialoides (más propias, insistimos, de estómagos necesitantes como esa loa a la preservación de la familia monoparental, en crisis ma non troppo,  con dos niños de ambos sexos en espera perpetua de una reconciliación), el último film de Alexander Aja no provoca escalofríos pero sí algún susto esporádico, una gran secuencia gore (la de la bañera) y un desapasionado clímax de índole pirotécnico (y de lo más decepcionante, todo hay que decirlo), tan impecable en el plano formal como desposeído de personalidad y genio, contribuyendo a que, incluso, la que es la mayor virtud de su director, la construcción climática a través de la hipérbole, se resuelva de forma fallida, dejando en el gaznate la sensación de estar presenciando lo que no es: una obra convencional y de hechuras olvidables. 

Mirrors (Reflejos) se sitúa, en fin, más próxima emocionalmente a 13 Fantasmas de Steve Beck que a Al final de la escalera de Peter Medak, referente imposible de esta película menor pero vibrante cuya conclusión entronca a su vez con filmes tan desiguales como Doppelgänger de Robert Parish o Poltergeist III de Gary Sherman; extraña mixtura referencial que va a definir, también en cuanto a sus pretensiones, a este rutinario film de Alexander Aja.    

Lo más destacado: el juego especular.

Lo menos destacado: sus convenciones.

Calificación: 6 

 

6 comentarios

Emergentes & Sumergidos -

Querido J.P.:

Escríbeme a raul_acin@yahoo.es, y seguimos hablando y te comento el asunto más ampliamente, si quieres.

Saludos,

R.

J. P. Bango -

Se me olvidaba:

Camarada D., me gustaría contestarte como es debido. Necesito un e-mail.

Camarada Samurai. Muchas gracias. Luego te actualizo el enlace.

Saludos cinéfilos.

El Samurai del cine -

Colega, si estas de acuerdo podemos hacer intercambio de links para promocionar ambos blogs. Te felicito por las criticas. Saludos, El Samurai www.criticandocine.com.ar

J. P. Bango -

Bueno, es una filmografía muy corta la del amigo Aja. Lo que yo recomendaría es no empezar con Mirrors. Prueba con Las colinas tienen ojos: sus treinta minutos finales son magistrales.

Saludos cinéfilos.

ladym -

Tengo muxa curiosidad x iniciarme en el cine de Aja, ya q no he visto ninguna de sus pelis y sin embargo he leído últimamente bastante sobre él.

Por cuales me recomendarías q empezase???

Un saludo

Anónimo -

Estimado J.P. Bango:

Soy uno de los colaboradores del fanzine electrónico "Emergentes & Sumergidos" (http://www.emergentesysumergidos.blogspot.com). Te escribo porque estoy coordinando un especial "Fascismo pop" en el que daremos cuenta de la vertiente reaccionaria de la llamada "cultura popular" (las canciones ultra de nuestras vidas, el pulp azul y los cascotes de un cine primariamente ideológico, entre otras cuestiones), y me gustaría proponerte un crossover bloguero, si estuvieras dispuesto a ello.

Como el tema puede resultar muy vasto, me he puesto en contacto con otros blogs (con los que leo asiduamente, aquellos que me parecen interesantes, culturalmente vivos y escritos con rigor) para dividirlo, repartirlo en artículos o subtemas y, además, reseñar una serie de obras, sean películas, novelas, cómics, etc. Y sin repetirse, a no ser que resulte necesario o conveniente profundizar en alguno de ellos.

Es que no le veo mucho sentido a que E&S opte por abarcar algo tan amplio desde una perspectiva muy similar en bastantes casos, me parece mucho más interesante una colaboración conjunta...

¿Qué te parece? ¿Te interesaría participar...?
De todas maneras, ¿podría comentarte el asunto más ampliamente?

Un saludo,

D.

P.S.: En cualquier caso, y dadas, además, las características del formato blog, el dossier va a publicarse por entregas, algo así como un serial. Así que, dentro de una cierta periodicidad o regularidad en las sucesivas entradas dedicadas al tema, no se trata de una especie de antología inmediata, sino más bien de un proyecto a medio-largo plazo.