Blogia
El Cronicón Cinéfilo

DDC: Redefiniendo

Deux ex machina: solución  aristotélica de aires incongruentes que pone fin a un entramado por la vía rápida y sin mucha coherencia. Dícese también, de la resolución de ascendencia caprichosa exigida por un productor cabreado momentos después de la reunión con alguno de sus contables...

El Deux ex machina suele propiciar finales como el despertar de un protagonista acorralado en una situación al límite, o la aparición de un salvador (sea o no policía) en el último momento sin que hasta entonces hubiera dado señales de  vida (el cazador que salva a caperucita).  Mars Attacks y la película que ésta homenajea, La Guerra de los Mundos (o la novela de Wells que, directa o indirectamente, inspira a ambas) resuelven su  entramado con un artificio que rememora este principio de origen teatral que, sin embargo, se rebela en la mayoría de las ocasiones como insatisfactorio einconvincente.

George A. Romero, un adicto a esta reformulación argumental, daría una vuelta de tuerca al Deux ex machina justo al final de La Noche de los Muertos Vivientes, en un amanecer catártico protagonizado por el estrábico ojo de una escopeta encelada...

Voz en Off: Recurso narrativo de ascendencia literaria que contextualiza, aclara o acompaña a la imagen cinematográfica. Bien usado (Blade Runner, Uno de los nuestros, Aquellos maravillosos años...), es un recurso que dota de dinamismo el desarrollo del entramado. Mal usado (Alejandro Magno) desprende redundancia por doquier. A mí, siempre me recordó tiempos cinéfilos inolvidables.

Flashback: Imagen del pasado intercalada en el desarrollo de un argumento narrado en tiempo presente. El cenit de esta propuesta lo ofrece Memento de Christopher Nolan, una película cuyo fundamento principal lo adquiere, justamente, en la transgresión absoluta de este recurso.

Flashforward: un deseo de futuro, un vaticinio en forma de imágenes que augura lo que va a pasar. Poco habitual en estas lides cinéfilas, la retina nos deja, empero, algún ejemplo paradigmático en Brazil, Destino Final o La Zona Muerta.

El Ethos: El carácter de un personaje. Se define con antelació (construyendo someramente un pasado) o por las circunstancias (en función del desarrollo de la acción: pensad en el niño protagonista de El Imperio del Sol).  En guiones poco exigentes con la verosimilitud, suelen propiciar ingentes dosis de incoherencia narrativa: el herrero matemático, estratega, agrónomo, políglota, orador de El Reino de los Cielos es un ejemplo paradigmático de esta censurable afección.

Time Lapses: Es el plazo de tiempo que pasa desde una secuencia hasta la siguiente. Se basa en la teoría que los espectadores tienen que saber en todo momento cuándo acontece la secuencia (Sí, David Lynch hizo novillos aquel día). Esta transición elíptica puede utilizarse en el plano narrativo y/o estético para aumentar el dinamismo de la acción (La secuencia de encadenados que resume el viaje de Harker a Transilvania en el Drácula de Coppola) o como recurso contextualizador (Un primer plano de un reloj-despertador reflectante suele ser uno de los más utilizados...) del argumento.

Plot point: un giro recurrente, el efecto teatral por naturaleza, insertado al final de una escena o película. Pone fin a una secuencia y su principal objetivo es enganchar la atención del espectador (propio de los seriales de entreguerras y los guiones de Quentin Tarantino), y garantizar su fidelidad, cuanto menos, hasta el final. Personalmente, uno de los recursos de guión que más me interesan y atraen.

Plant: la primera aparición de un objeto o motivo a la postre definitivo para la resolucion del entramado (un picahielos en la mano de Sharon Stone mientras habla con Michael Douglas en su primera visita a la casa de la escritora; una canción canturreada al principio de Alarma en el expreso...). La implantación de este objeto, lejos de ser una pista o cebo, suele aportar cierta dosis de congruencia a la historia, cuando no un más que meritorio suspense (propiciado, no lo olvidemos, por un simple accesorio –prop- o excusa).

Red Herring: Hacer creer lo que no es. El Red Herring o Hareng Sour, vocablo fácilmente encontrable por esta red de redes, es una distracción planteada por el guionista/realizador para engañar al espectador con una resolución contraria a la esperada. Este Efecto Sorpresa suele plantearse desde varios puntos de vista: a) Desde el punto de vista del montaje; uno de los más recordados lo consintió Demme en El Silencio de los Corderos a costa de un asalto policial a una casa vacía expuesto de tal modo que hacía pensar a los espectadores que el asesino que buscaban se encontraba realmente en ella); b) el falso culpable en el desarrollo del guión: consiste en hacer creer al espectador, mostrando indicios precondicionantes,  que un personaje es,  justamente, lo que no es y viceversa (La nómina de películas paradigmáticas es inabarcable, sobretodo en el cine de suspense contemporáneo).

Truffaut contaba un ejemplo más que reconocible: la primera media hora de Psicosis, en la que Hitchcock pone todo su talento al servicio de una intriga de robos y huidas, es sólo una distracción contextualizadora que se zanja (con un plot point inolvidable, por cierto) de modo devastador en la célebre ducha del Motel.

Subplots: Entramados subrepticios que enriquecen los productos de género. Suelen utilizarlo los directores que, poseyendo un talante artesano, aspiran a ser reconocidos por los estudiosos de cine y/o los espectadores más exigentes. Definió buena parte de la filmografía de Fritz Lang, John Huston o Alfred Hitchcock y representa todo aquello que, excediendo la idea primigenia del McGuffin, (pro)mueve y motiva las actuaciones (acts) de los personajes.

Peak: Punto álgido de un entramado o máxima representación del clímax. Suele coincidir con el final de una película de cine negro (Al rojo vivo, Atraco Perfecto...) o con un momento culminante del western (aquí no puedo evitar el recuerdo de Johnny Guitar o El Hombre que mató a Liberty Valance) o el melodrama (A Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre...). En el cine moderno, suele preludiar a un final de corte moralista cuando no, definitivamente, arrítmico o antinatura (los cuatro finales consecutivos de El Señor de los Anillos).

Understatement
: Elipsis conceptual de guionista inspirado que sirve para dar por sobreentendido algún aspecto, o no, del argumento y/o los personajes. La cima del understatement se consigue cuando el personaje plantea un juego de palabras que tiene tanto sentido para el personaje receptor del enunciado como para el espectador final de la película (en la comedia de enredos de índole lubitschiana hay más de un ejemplo donde el understatement o sobreentendido se relaciona también con la complicidad).

Elipsis: La forma más convencional del Fuera de Campo. Representa todo lo que no se ve pero que tiene una cierta importancia (trascendental o no) en el desarrollo del argumento. La elipsis puede utilizarse de manera creativa (adoptando formas líricas), como instrumento posibilitador de la economía del lenguaje (ahorrando, de paso, esfuerzos de producción utilizados para mostrar imágenes redundantes) o para canalizar el tempo narrativo. Amenabar inicia y culmina su ópera prima, Tesis, con dos homenajes a ésta, una de las convenciones más satisfactorias de la narración cinematográfica.

Paralipsis: Narración construida sobre una elipsis, sobre una información que el espectador desconoce y que propicia, a la postre, el desarrollo del argumento. Propio de los filmes de suspense y los policíacos, la paralipsis permite al guionista dilatar el tempo narrativo, llevar hasta el extremo el grado de inquietud. Un ejemplo amenabariano: Los Otros.

Memory Recall Thoughs: Pensamiento fugaz intercalado (generalmente en su formato: voz interior). El ejemplo paradigmático de este pensamiento es que asola a un personaje en  mitad de una acción culminante (el recuerdo de la voz de su padre diciendo: “alguna vez lo conseguirás...”). No confundir con el que asola al espectador en mitad de la proyección de El Diario de Bridget Jones: "¿Qué coño hago yo aquí...?")

6 comentarios

DDLM's -

it's not sotheby's, it's DDLM's:

http://mx.youtube.com/watch?v=ByMXvaeAt38

best regards, DDLM's.

faraway -

Tantas gracias!!!

J. P. Bango -

Eso haré, camarada Faraway. Permanece atento a tu correo en los próximos días.

Saludos cinéfilos.

faraway -

Ya me guardé este listado, que nunca vienen mal estos glosarios para ayudarse un poco.

Una pregunta off-topic: me acuerdo que hace un tiempo, en una entrada sobre Wall-E de mi blog, le comentabas a alguien que existía una veintena de películas de animación que podrías nombrar y que te resultan grandiosas.
Resulta que estoy preparando una amplia nota sobre animación, y no quiero que me quede ninguna gran obra sin abarcar, ¿podrías decirme cuáles son tus largometrajes de animación favoritos de los últimos años? Con menos de una decena me conformo, tampoco te pido que te estrujes mucho los sesos.

Un abrazo, JP.

J. P. Bango -

Esto lo escribí hace tiempo (años). Desde luego, de haber conocido entonces la tercera temporada de Lost, la hubiera puesto como ejemplo paradigmático de Flashforward, jajaj.

Eso sí. Tengo en consideración Memento como ejemplo de Flashback no tanto por encajar a la perfección en el modelo teórico (estoy de acuerdo con lo que apuntas respecto a la historia de Jenkins) sino por representar, precisamente, la hipérbole del modelo.

Un saludo, camarada.

Queco -

Hmmm... No considero yo flashback lo que se utiliza en Memento, sino más bien un ejemplo brillante de narración no cronológica; sin embargo, sí consideraría flashbacks en dicha película las escenas sobre el ataque al protagonista y su mujer en su casa, y la historia de Sammy Jenkins. En cuanto al flashforward, no me convencen demasiado los ejemplos que sugieres. Creo que el lugar más sencillo para encontrar ambos recursos es "Perdidos".
¡Un saludo!